Política Sábado, 13 de enero de 2018 | Edición impresa

Nuevas exigencias para la licitación de micros

Se incluye un ítem por eficiencia que incidirá en la futura rentabilidad de las empresas, si cumplen con horarios y frecuencias.

Por Daniel Peralta - dperalta@losandes.com.ar

Después de mucho esperar arrancó el proceso licitatorio del nuevo sistema de transporte público para el Gran Mendoza, teniendo en cuenta que la actual concesión está vencida desde 2015, cuando terminó el plazo de diez años previsto en los contratos firmados entre las empresas de colectivos y el Gobierno que encabezaba Julio Cobos.

Entre las definiciones que se conocieron ayer, quedó claro que la Administración de Alfredo Cornejo no va a abandonar el sistema de pago por kilómetro recorrido a las empresas, pero sí introducirá un estímulo por eficiencia en la prestación del servicio que algunos empiezan a llamar “ítem bondi”, que las empresas cobrarán en tanto y en cuanto cumplan con los tiempos de recorrido y si mantienen o incrementan la cantidad de pasajeros transportados.

Ayer se abrió la carrera hacia la licitación del nuevo sistema de transporte, con nuevos recorridos, un sistema que se irá implementando paulatinamente después de que se adjudique la concesión a las nuevas empresas. Cornejo y el subsecretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, anunciaron que el 14 de febrero será la audiencia pública para evaluar y recibir aportes.

Lo que llamó la atención es el nuevo “ítem bondi”. En rigor no existe ese adicional por eficiencia, sino que sería un descuento por ineficiencia. En el cálculo del monto por kilómetro recorrido que se paga a las empresas se cuentan los costos operativos (nafta, cubiertas, lubricantes, salarios), la inversión y un 10% adicional en concepto de rentabilidad. 

Premio (o castigo)

Lo que se propone ahora a las empresas es controlar la cantidad de pasajeros transportados, el horario de salida y de llegada de cada unidad al control. Si las empresas mantienen o incrementan la cantidad de pasajeros o si cumple con los tiempos de recorrido, se cobra el kilómetro recorrido sin problemas. Pero si la empresa no cumple, entonces el Gobierno procedería a descontar el proporcional del 10% de la utilidad.

“Las empresas más ineficientes tendrán menos rentabilidad. No queremos desfinanciar a las empresas, van a cubrir sus costos”, dijo Mema. En teoría esto significa que las empresas más ineficientes no ganarán plata. 

Así, Cornejo vuelve a apelar al incentivo económico. Ya lo hizo con el “ítem aula” para disminuir el ausentismo docente; lo hizo con el “ítem centro de salud”, para estimular la llegada de médicos a centros sanitarios alejados y lo quiere hacer con la modificación del “ítem zona inhóspita” de las escuelas y con el “ítem de productividad” para los estatales. Ahora tocaría a los empresarios del sector del transporte, en la modalidad descuento.

Ayer Cornejo hablaba desde la esperanza: “Creemos que se puede ser mucho más eficiente sumando muchos más pasajeros al transporte público”. El subsecretario Mema casi como al pasar hablaba desde la practicidad: “En los nuevos contratos la forma de pago incluirá la eficiencia en la prestación del servicio. Los empresarios más eficientes tendrán mayor beneficio, el 10% de los costos. Aquellos que sean peores prestadores no van a tener ese porcentaje”.

Tan gradual será la aplicación del sistema que en el Gobierno estiman que durante el primer año de la futura concesión se mantendrá el sistema de kilómetro recorrido pero con los nuevos recorridos para medir y tener los datos del sistema que permitan hacer la exigencia posterior y descontar el proporcional por ineficiencia en la prestación.

Cornejo hizo otra definición del futuro sistema de transporte: “No vamos a abandonar la política de subsidios que venimos teniendo desde las provincia y la vamos a armonizar con la política nacional de subsidios”.

Ejes troncales, más recorridos y conexión con las ciclovías

La licitación del transporte público llegó. En realidad ayer Cornejo presentó el borrador del nuevo sistema y se convocó a usuarios y empresarios a mirar lo trabajado hasta ahora para hacer aportes que mejoren el bosquejo del nuevo sistema.

Esa licitación era una cuenta pendiente. El ex gobernador Francisco Pérez encaró el proceso y no lo terminó a pedido del entonces candidato electo Alfredo Cornejo, quien quería hacerse cargo de esa tarea. El último año de Pérez venció la concesión que todavía sigue vigente.

Cornejo se tomó su tiempo. Contrató a BB&J - Ezquiaga- Designa Consultora, con apoyo del Ministerio del Interior de la Nación y financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Se hicieron los estudios y se dibujaron nuevos recorridos en el mapa. Esos recorridos también pueden consultarse y mejorarse. Están publicados en la web de la Secretaría de Servicios Públicos.

Los usuarios deberán aprender los cambios en los recorridos y tendrán mucho que estudiar cuando se venga el nuevo sistema, que apuesta a los ejes troncales norte- sur y este-oeste y a conectar los centros cívicos de los departamentos del Gran Mendoza. 

El viejo sistema, pensado radialmente, implicaba que casi todos los recorridos culminaban inexorablemente en una vuelta por las calles del microcentro. El nuevo quiere combatir eso. Y, ya que estamos, complementarlo con la bicicleta: “El sistema de transporte es uno de los instrumentos de un plan integral de movilidad que estamos trabajando en el Unicipio, que requiere que mucha gente se mueva en bicicleta. Estamos incrementando ciclovías en un plan ambicioso con los municipios que está dando resultados pero que queremos incrementarlo aún más”.