Suplemento Op. Viernes, 13 de octubre de 2017 | Edición impresa

Nueva presión para Cornejo

Por Rodolfo Cavagnaro - especial para Los Andes

El gobierno provincial decidió este año cerrar las paritarias con los gremios estatales acordando un 17% con una cláusula gatillo que disparaba en función de la variación del índice de Precios al Consumidor (IPC) medido por la DEIE. 

Ayer, el organismo técnico dio a conocer el índice de setiembre, que arrojó un 1,4%, bastante menor al 1,9% nacional, y ya acumula 18,7% en los primeros 9 meses del año. Según había anticipado el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, el gobierno se aprestaba a negociar el complemento después de las elecciones del 22 de octubre. 

Los gremios están muy alertas porque, además, ya se han anunciado nuevos aumentos tarifarios que se extenderán entre noviembre y febrero próximos.

Con el núcleo duro de la inflación en guarismos altos, más una suba anunciada en precios regulados, es altamente probable que el año termine con una inflación cercana al 24%.

El gobernador no era muy afecto a pensar en aumentos ya que estaba seguro que con el 17% estaría cerca del valor final, pero la resistencia a la baja de los índices de los últimos meses, lo pondrá en la disyuntiva de tener que revisar su estrategia. 

También habrá que esperar la actitud que tome el gobierno respecto de los gremios que en su momento no acordaron y cuyos trabajadores recibieron sus aumentos por decreto, como es el caso de los docentes y los judiciales. Cornejo había dejado entrever que podría sentarse a negociar con estos gremios, sobre todo los docentes que tienen nueva conducción. 

Lo cierto es que los índices inflacionarios le están jugando una mala pasada a los planes del gobernador, quien a partir del 1 de noviembre deberá sentarse a negociar nuevamente con los gremios estatales.