Política Jueves, 7 de diciembre de 2017 | Edición impresa

Nanclares ascendió a un pariente y le dio jerarquía de magistrado

Se trata de Carlos Quiroga Nanclares, también ex funcionario en el Gobierno justicialista de Celso Jaque.

Por Horacio Meilán - hmeilan@losandes.com.ar

En sendas acordadas, la Suprema Corte ascendió a varios funcionarios del Poder Judicial, entre los que se destaca el llamativo nombramiento del sobrino de Jorge Nanclares, presidente del tribunal.

Carlos Quiroga Nanclares es familiar del hoy máximo referente de la Justicia mendocina. El beneficio que se le otorgó, equipara su salario al de un magistrado, aunque sin serlo. 

Su ascenso ya genera cierta polémica no sólo en los pasillos del Palacio de Justicia sino también en Casa de Gobierno, donde no se explican por qué se lleva a ese nivel al pariente del jefe de la Corte.

No faltó quien dijera que “precisamente” eso es lo que se buscaba cambiar con el proyecto de Ley (por ahora trunco) de ampliar la Corte, entre otros puntos.

La “equiparación de magistrado”, implica que quien la tiene, cobra un sueldo similar al de un magistrado (sin serlo). Ese salario, según la escala oficial, implica un mínimo básico apenas inferior a los $ 80 mil.

Junto al de Quiroga Nanclares aparece otro ascenso controvertido, el de Elizabeth Carbajal, a cargo de la Secretaría Privada, Ceremonial y Protocolo.

La mujer también cobrará como magistrada. La explicación que se escuchó es que “hace remplazos en las direcciones del sector administrativo” y, como los directores tienen la equiparación, ella también la tendrá.

En la lista de acordadas aparece también el nombramiento de Nora Gomina, esposa del reconocido abogado de Derechos Humanos, Carlos Varela Álvarez, en la Secretaría de la Sala I de la Suprema Corte.

Las fuentes dijeron que en su caso fue una decisión “obligada”, ya que la semana pasada se jubiló Angélica Correa, que ocupaba ese cargo. “La remplazante natural es Gomina”, explicaron.

Otro ascenso, aunque distinto al resto, es el del jefe de prensa del Poder Judicial, Martín Ahumada. Para él “hubo un corrimiento salarial de clase 2 a clase 1”, se dijo.

Las decisiones las tomó la Sala III de la Corte (administrativa), integrada por los presidentes de las otras dos salas, Pedro Llorente y José Valerio, y el titular de la Corte, Nanclares. Aunque en esta oportunidad sólo hubo dos votos, los de Nanclares y Llorente, ya que Valerio estaba de viaje.

Se supo que a su regreso, el penalista no firmó los documentos que, por otro lado, se espera que se publiquen hoy en el Digesto Judicial.

En el caso particular de Quiroga Nanclares, además de su parentesco con el presidente, el abogado fue funcionario del gobierno peronista de Celso Jaque. Allí se desempeñó como Subsecretario de Justicia, cuando el ministro de Gobierno era Mario Adaro, hoy también juez supremo.

Actualmente, Quiroga trabaja en la Unidad de Transformación y Desarrollo Institucional, ámbito donde se ejecutan proyectos judiciales. Se dijo que se ha ocupado de la adaptación “al sistema de oralidad” que empieza a aplicarse en la Justicia, tras los cambios impulsados por Cornejo. “Ahora tendrá funciones de control y gestión”, añadieron las fuentes. 

Los Andes intentó hablar con él o con su tío, sin lograr contacto.

 

Claves

Equiparación de magistrados

Modalidad que suele aplicarse en la Justicia para que funcionarios judiciales cobren lo mismo que un magistrado. Generalmente no se trata de cargos nuevos sino de funciones adicionales.

Sueldos tentadores

Tanto los magistrados como quienes están “equiparados” pueden percibir salarios básicos que van de $ 79.700 (juez de Paz) a $ 121.700 (ministro de la Corte).

Sin 82% móvil

Si bien fiscales, jueces y ministros de la Corte se jubilan con el 82% móvil (lo que de por sí ya genera no pocas quejas), fuentes judiciales rechazaron críticas al asegurar que los “equiparados” tienen un “tope” de jubilaciones que llegaría “a $ 50 mil” en la actualidad.