Escribe el Lector Domingo, 14 de enero de 2018 | Edición impresa

Minería y glaciares 

Respecto a la nota del 30/12/2017 sobre el impacto de la minería en los glaciares, señalo: el estudio a que se hace referencia, restringido a un pequeño sector de la cordillera sanjuanina, puede llevar al lector sin conocimiento en estos temas a generalizar el problema y formarse una idea equivocada del mismo. 

El concepto fundamental que debe quedar claro es que, a  nivel global, el verdadero peligro para los glaciares y otras masas de hielo que cubren la Tierra no tiene absolutamente ninguna relación con la actividad minera, sino que se debe al calor causado por el clima de nuestro planeta.

En este sentido hay que recordar que la Tierra, desde su formación, hace unos 4.500 millones de años, ha sido un planeta esencialmente cálido cuya temperatura media fue mucho más alta que la actual lo que no permitía la formación de hielo en su superficie, excepto durante unos pocos episodios fríos que representan menos del 10% de su historia climática.

El último de ellos es el que actualmente se encuentra en fase de extinción. En consecuencia, siguiendo el proceso natural de retorno a climas más calurosos es que están desapareciendo lentamente los glaciares continentales y también las coberturas de hielo del polo norte y de la Antártida, fenómenos que ya han comenzado a advertirse  claramente.

En el contexto de este ineludible e irreversible proceso de cambio climático es prudente tanto proteger como aprovechar, equilibradamente, las riquezas que la naturaleza pone a disposición del hombre, entre ellas las minerales.

La industria minera es básica e indispensable a todas las actividades humanas, por lo que es importante tener cuidado en la interpretación de aquellas investigaciones científicas, naturalmente bienintencionadas, pero que podrían ser aprovechadas y desvirtuadas por las organizaciones ambientalistas anti mineras.

Leo E. Lardone
Licenciado en Geología (J)