Sociedad Sábado, 13 de enero de 2018 | Edición impresa

Mendocinos como en el Parque, pero en la playa de Viña del Mar

Aprovechan las mañanas nubladas para correr, andar en bicicleta o tomar alguna clase de zumba frente al mar.

Por Carla Romanello - enviada especial a Chile

Con una espesa capa de nubes, helada brisa marina y menos de 20 grados, amanece casi todos los días en Reñaca. Y aunque a la tarde siempre termina saliendo el sol, las primeras horas de la jornada son poco tentadoras para ir a la playa. Por esta razón, los mendocinos que veranean aquí aprovechan para realizar dos actividades: ir de shopping o hacer deporte.

En ambos casos, la mirada está puesta en Viña del Mar, ya que allí se encuentran los grandes locales comerciales, por un lado, y se abre la mayor cantidad de alternativas para ejercitarse, por el otro. Los que eligen esta segunda opción encuentran a unos dos kilómetros la “Playa del Deporte”, una iniciativa que lleva adelante la Municipalidad de Viña del Mar desde hace 10 años. Son en total 9.000 metros cuadrados exclusivamente dedicados a disciplinas como beach volley, fútbol, pilates, yoga, calistenia, entre otros, a los que los mendocinos acceden de forma gratuita. 

Una de las clases más convocantes son las de zumba, que se imparten todos los días de 11 a 12.30 y de 19 a 20.30. Durante ese tiempo el ritmo de la música acompaña a los movimientos del profesor ubicado sobre un escenario de espaldas al mar.   

La mendocina Silvia Carena aprovechó la mañana del miércoles para ejercitarse con esta danza. “Vimos las clases cuando vinimos a caminar el otro día y decidimos venir para cambiar un poco la rutina”, contó la mujer que se encuentra veraneando en Reñaca junto a cinco familias de la provincia. Para ella se trata de una excelente alternativa para las mañanas. “Como amanece un poco fresco, nada mejor que pasarla por acá”, dijo antes de volver a la actividad,

Raúl Liniers, de Luján de Cuyo, no se animó a tomar la clase por lo que esperaba sentado mientras su esposa y a su hija practicaban zumba. “También traigo a mi  otro hijo a la escuela de fútbol playa porque le encanta”, precisó. Los cuatro miembros de su familia se levantan temprano cada día para realizar deporte. “Se los inculqué desde chicos. Ahora en un rato nos vamos a la playa y ahí sí descansamos”, aseguró.

Desde la administración de la “Playa del Deporte”, Daniela Ubilla señaló que diariamente pasan por allí unas 800 personas y que muchos de ellos son extranjeros. “Vienen muchos argentinos, sobre todo en enero”, comentó a la vez que detalló que el servicio está disponible desde diciembre hasta fines de febrero.

Como novedad, este año han incorporado tenis beach, lo que ha resultado muy atractivo para los mendocinos. “Viene mucha gente del otro lado de la cordillera porque les gusta mucho jugar a la paleta en la playa y este deporte es parecido,  sólo que incluye una red de 1,70 metro”, explicó el profesor de esa disciplina Jorge Castro, quien remarcó que tiene el mismo reglamento del tenis.

Correr y andar en bici

Los mendocinos que prefieren andar en bicicleta, caminar o correr también aprovechan el paseo que va desde Reñaca hasta Viña del Mar que además de tener una vía exclusiva para bicis, tiene aparatos para ejercitarse, bancos y bebederos.

“No hay nada más hermoso que caminar y respirar aire de mar”, aseguró Juan Leonardi mientras hacía una parada. “Nosotros nos hospedamos en Cochoa y venimos todos los días hasta Viña para después comer sin culpas”, dijo entre risas junto a Laura, su esposa. Durante los primeros quince días de enero, ellos cambian sus caminatas en el Parque General San Martín por las de la costa. “Además de lo hermoso, al estar al nivel del mar te cansás menos”, señaló.

Eliana Herrera y su amiga Mariana Bonano eligen la bicicleta para mantenerse en movimiento. “Como vinimos en auto las trajimos en los porta bicis para hacer algo de deporte”, contaron. Si bien reconocieron que no salen todas las mañanas, a veces las aprovechan hasta para ir de shopping. “Cuando hacemos compras las llevamos en las mochilas y nos ahorramos venir en el auto”, remarcó.

¿Cuánto cuesta estacionar en Reñaca?

Como cada año, muchos mendocinos que eligen las playas de Reñaca llegan en auto para moverse con mayor libertad. Sin embargo, aquellos que se hospedan lejos de la costa y utilizan el vehículo para ir todos los días a la playa, tienen que contar con un presupuesto aparte.

En la Avenida del Mar, en Reñaca, la hora cuesta $ 600 chilenos, es decir, unos $ 18 argentinos. Mientras que la jornada completa se puede negociar entre $ 5.000 (unos 155 argentinos) y $ 7.000 (unos $ 220 argentinos).