Arquitectura Domingo, 25 de marzo de 2018

Mejor, contratá a un arquitecto

La importancia de contratar a un profesional matriculado para la realización de cualquier proyecto de arquitectura.

Más de una vez se ha escuchado la frase “lo barato sale caro”. Nunca mejor utilizada que cuando hablamos de llevar adelante un proyecto de arquitectura, ya sea una casa, edificio, proyecto de inversión o comercial. Por eso lo más acertado es, desde un principio, evitar pagar muy caro los errores en todos los sentidos posibles. 

Y lo primero que debe hacerse para ello, es contratar a un arquitecto. ¿Por qué?. Porque tiene los conocimientos, el arte y la técnica para llevar adelante un proyecto desde la concepción hasta su conclusión. Un arquitecto tiene características que lo diferencian de otras disciplinas afines y oficios. 

Es un profesional con la más completa formación para diseñar, coordinar y gestionar tanto proyectos de edificación como de espacio urbano, de planificación urbana y urbanismo. Ha sido formado para cubrir las distintas áreas implicadas: diseño y construcción de edificios destinados al hábitat y a la realización de actividades humanas. Contratarlo brinda tranquilidad sin elevar el costo. Puede interpretar lo que el cliente tiene en su cabeza y llevarlo de la manera más eficiente a la realidad.

Algunas de sus funciones

- Conceptualiza las necesidades de sus clientes

- Optimiza sus prestaciones

- Resuelve espacios atractivos

- Mejora con su pericia, la calidad de vida

- Conduce contratistas y proveedores

- Encuadra el proyecto en costo y tiempos previstos

Un diferencial

Desarrolla planos y especificaciones para obtener propuestas confiables de contratistas y proveedores

Brinda soluciones eficientes y económicas evitando imprevistos que generan gastos y demoras

Genera mayor valor inmobiliario y mayor productividad en espacios de trabajo.

Espacios vivos

Un arquitecto piensa los espacios para ser vividos, para que dejen de ser una idea o un sueño para que se transformen en una realidad para ser disfrutada en su conjunto.

Mejor, un arquitecto

Los arquitectos son transformadores de sueños e ideas en proyectos realizables. Llevan a un plano o a un croquis lo que luego se convertirá en una obra terminada, en un elemento físico y habitable.

Durante el proceso de materialización conjugan con habilidad las necesidades del cliente, sus deseos y expectativas. Recursos, tiempos y plazos. Dificultades técnicas, posibilidades legales y económicas.

Y fundamentalmente, interpretando y plasmando aspectos subjetivos y emocionales con el fin de convertirlo en algo concreto y ordenado.

La mejor inversión

Lejos de hacer que un proyecto cueste más (aportes, aforos, gastos y el costo del m2 de la obra son los mismos), la contratación de un arquitecto contribuye a la eficiencia del mismo en su costo y en su valor final.

Por eso, sin dudarlo: contratar a un arquitecto es una inversión, donde cada costo se ve traducido en la tranquilidad y en el disfrute de un proyecto llevado a buen puerto.