Política Miércoles, 14 de febrero de 2018 | Edición impresa

Más sindicatos explican por qué no van a la marcha de Moyano

Por Horacio Serafini - Corresponsalía Buenos Aires

El acto al que convocó el líder de los camioneros Hugo Moyano para el próximo miércoles 21 en contra de la política económica, social y laboral del Gobierno perdió apoyo en los últimos días de varios sindicatos de la CGT. Las justificaciones han ido desde que la convocatoria se trata de una defensa “personal” de Moyano ante las investigaciones judiciales abiertas las últimas semanas en su contra y de su hijo Pablo, hasta que la misma se ha convertido en un hecho político de sectores de la oposición, sobre todo del kirchnerismo, con supuestos propósitos “desestabilizadores”.

Ayer, el gastronómico Luis Barrionuevo anunció que los sindicatos de la ex CGT Azul y Blanca no participarán del acto, decisión que durante el fin de semana adelantó su triunviro en la secretaría general de la CGT, Carlos Acuña. 

Barrionuevo quiere reconstruir su relación con el Gobierno, tras el distanciamiento en agosto pasado, cuando el Presidente desplazó al viceministro de Trabajo, Ezequiel Sabor, con el que tiene una muy buena relación, tras el acto cegetista en Plaza de Mayo. Busca a cambio de su deserción que el Gobierno incida en el ritmo de investigaciones judiciales por supuestas prácticas fraudulentas en su sindicato.

Por su parte, los “gordos” y los “independientes” tienen sus propias razones para no participar. Pretenden convertirse en el interlocutor único con el Gobierno, del mismo modo que una agilización de fondos para las obras sociales y lograr el compromiso de Trabajo de una cláusula de revisión salarial de los aumentos paritarios si la inflación, como ya se prevé, desborda el 15% oficialmente “calibrado”.

Entre ellos hay también otros intereses. Es el caso del titular de la Uocra, Gerardo Martínez. El “albañil” preside el Labour 20, un grupo de afinidad sobre el tema del  trabajo del Grupo de los 20 (G20), que este año encabeza el gobierno de Cambiemos. Y justamente el grupo oficial sobre esa temática se reunirá aquí los días previo y posterior al acto del 21.

Los principales sindicatos del transporte, los colectiveros de UTA y los maquinistas de trenes de La Fraternidad, tienen sus propias razones para no adherir: dependen de los subsidios estatales al servicio, y en el caso de los primeros habría una promesa oficial de ser exentos del pago del impuesto a las ganancias.