Vecinos Lunes, 1 de enero de 2018

Más de 27.000 hectáreas de campo ardieron en el Sur y el fuego no se detiene

Se desataron 8 focos de incendio, 7 en Alvear y 1en San Rafael. Hay dos que permanecen activos y concentran el 90% del área arrasada.

Por Gonzalo Villatoro / Corresponsalía Sur

Las altas temperaturas de los últimos días junto a las tormentas eléctricas que las sucedieron no pasaron desapercibidas.

Siete focos de incendio en Alvear y uno en San Rafael consumieron más de 27.000 hectáreas de campo hasta el momento.

Personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego de las bases de Alvear, Monte Comán (San Rafael), y Mendoza más Guardaparques, Defensa Civil alvearense y gran presencia de productores están abocados  al combate. Cuentan con apoyo de camionetas y autobombas forestales.

“Hay más de 100 personas trabajando porque el viento descontroló el fuego y se esparció por mucho campos”, comentó Guillermo Ferraris, jefe del PPMF, mientras realizaba un reconocimiento aéreo.      

De acuerdo a la información suministrada por el PPMF y DC, el viernes después de que el termómetro tocara los 40 grados (solo en el radio urbano), hubo tormentas eléctricas que surcaron los cielos sureños y descargaron rayos en la zona de campo sin que estuvieran acompañados por un poco de agua.

De los 8 focos de incendio, seis están extinguidos o con guardia de cenizas pero hay dos que  permanecen activos en la zona de Corral de Lorca (al este de General Alvear por la ruta nacional 188), sin embargo ambos focos concentran el 90% del área arrasada por las llamas. Hay más de 8 campos afectados en ese lugar con pérdidas en poco más de 25.000 hectáreas, y el fuego sigue avanzando.  

El principal problemas está en los campos La Lata, La reforma, de Arbeloa y de Funes, entre otros, donde el viento sur que sopló el 31 descontroló las tareas de circunscripción y debieron volver a trabajar para cerrar y asegurar el perímetro. En esa zona son hay 15.300 hectáreas que se perdieron.

El otro gran foco está ubicado en los campos de Maya, Meli y Olivares y Moya donde las llamas han consumido hasta el momento 9.800 hectáreas.