Mundo Club House Martes, 9 de enero de 2018

Mansión Stoppel: “La restauración de una obra de arte”

Recorremos esta hermosa casa ubicada en el corazón de la quinta sección. Conocemos los trabajos que se están realizando para su restauración

Por Redacción CH

La típica casona de la avenida Emilio Civit construida en 1912, fue reinaugurada luego de varios años de permanecer cerrada. Los detalles arquitectónicos de esta emblemática y antigua casa mendocina restaurada por profesionales de la Dirección de Patrimonio de la Provincia.

La necesidad de sostener espacios dedicados al uso público y semipúblico que pertenecen al Estado y poseen el valor agregado de ser Bienes del Patrimonio Provincial fue el punto de partida para la intervención de la llamada Casa Stoppel, ubicada en la avenida Emilio Civit de Ciudad. En este contexto, la restauración llevada adelante tuvo en cuenta no sólo las particularidades morfológicas, de infraestructura, materialidad, uso y ubicación sino también de recursos mínimos necesarios para poder mantener adecuadamente este valioso bien.

La mansión, con declaratorias de Patrimonio (ver ficha técnica), es propiedad del Estado y, por tanto, un bien público. Por este motivo, el “regreso al mundo” de esta casona debía contar con la condición de garantizar a la comunidad una accesibilidad permanente. De hecho, allí funcionará el museo Carlos Alonso a partir del año próximo.

Así, la vivienda de 1912 fue consolidada estructuralmente y restaurada con el fin de formar, junto con el bloque nuevo anexo, un conjunto complementario para uso cultural- artístico. Sus valores como “casona tradicional” dan cuenta de tecnologías edilicias e instalaciones de avanzada para la época. Es una de las pocas casas de principios de siglo XX que permanece en pie con un sistema antisísmico de hormigón armado y bloques de cemento. Su estilo ecléctico, con una fachada muy trabajada, ornamentos y estucos interiores le otorgan gran calidad material y espacial. La restauración careció de un proyecto ejecutivo pero a través de la Dirección de Patrimonio Cultural y Museos se ajustaron los trabajos y se realizó la dirección técnica.

Uno de los ejes de intervención fue la recuperación de la antigua casona y su ampliación que, por tratarse de una casa tipo “villa”, se realizó como un bloque exento, sin conexión cubierta y con un patio que acciona de fuelle entre los dos edificios. Desde el punto de vista formal, ambas partes son independientes y mantienen lenguajes acordes a la época de origen de cada uno. Sin embargo, en la organización, poseen usos y sistemas de instalaciones complementarios.

En la planta baja, uno de los espacios para destacar es el jardín de acceso. Aquí se reconstruyó, en base a fotografías, el cierre frontal sobre un muro original de piedra y los anclajes existentes metálicos que marcaban el ritmo de las pilastras y paños de rejas. Sólo se ha modificado el último paño para colocar el tablero eléctrico principal. La mampostería está pintada de color rosa neutro mientras que las rejas se han diseñado siguiendo la imagen original pero en forma simplificada. Los pisos son de baldosas de granito reconstituido color gris, igual que los de la vereda.

Al continuar, el acceso al porche se da a través de una escalinata de mármol de carrara original y está conectado a dos terrazas laterales, elevadas, que le otorgan mayor presencia y conforman espacialmente el ingreso. Los solados de este sector -traídos de Francia- forman baldosas hexagonales de diferentes medidas y formas arman un mosaico único en base a un compacto de mármol, con colores blancos, grises, celestes, rosas y arena.

“Es una de las pocas casas de principios de siglo XX que permanece en pie con un sistema antisísmico de hormigón armado y bloques de cemento. Su estilo ecléctico, con una fachada muy trabajada, ornamentos y estucos interiores le otorgan gran calidad material y espacial”.

Al ingresar, en el hall de acceso (el más valioso por sus características espaciales, ornamentales e iluminación) se observa un trabajo de restauración de todos los componentes: los muros, molduras, ornamentos, vitrales etc. El solado es el original, los zócalos son de mármol, las aberturas de ingreso se han restaurado y lustrado en tanto las molduras y ornamentos arman el conjunto más valioso del interior. Las lámparas antiguas son originales de la Casa.

Pese a que todas las losas de los locales del cielorraso se demolieron y se hicieron nuevas, se pudieron rescatar y reconstruir los tramos faltantes en yeso. Cuando se realizaron los estudios estratigráficos, se encontraron pinturas ornamentales en avanzado estado de deterioro, que fueron rescatadas e instaladas en un soporte independiente como testigos en cada una de las salas donde fueron encontradas.

Al subir, el solado de la planta alta está hecho de pequeñas piezas de mosaico hexagonal independientes entre sí, en tres colores, formando guardas. Estos elementos son los originales en su gran mayoría. Las piezas faltantes fueron realizadas en obra, una por una, por un artesano especialista, a base de diversas pruebas de materiales y colores.

Por último, en la terraza que corona la vivienda se reconstruyó el piso con el diseño original y se restauró la escalera caracol de hierro fundido. La terraza posterior, por otra parte, se diseñó en desniveles para vincular los dos edificios.

Los trabajos de restauración -e indicaciones de posterior mantenimiento- llevados adelante en la mansión Stoppel fueron de un riguroso detalle, por lo que aquí se ha realizado una síntesis de la memoria descriptiva final. El proyecto, además, incluyó obras de iluminación y calefacción; entre otras cuestiones.


FICHA TÉCNICA

ANTIGUA CASA STOPPEL PUESTA EN VALOR Y REFUNCIONALIZACIÓN


Dirección de Patrimonio Cultural y Museos: Arq. Marcelo Nardechia. Arq. Silvia Salustro. Mercedes Castro

Ubicación: Emilio Civit 348

Fecha construcción: 1912

Constructor: Víctor Barabino.

Declarada Bien del Patrimonio Provincial Ley 7080/2003 Bien del Patrimonio Cultural de la Ciudad de Mendoza por Ordenanza N° 14/ 2003.

Proyecto y dirección técnica: Arq. Malena Gago. Arq. Federico Jaramillo

Especialidades: Téc. Daniel Ridi

Restauración Patrimonial: Arq. Pedro Canepuccia, Lic. Cristina Sonego

Inspección de obra DACOP: Arq. Iñaki Massini. Arq.Hugo Hernandez. T. Dis. Graciela Maccari


Fotos: Gentileza Secretaría de Cultura de Mendoza

Agradecimiento: Dirección de Patrimonio y Museo de la Provincia

Ingresá a la edición digital de diciembre para leerla igual que en el papel, haciendo click aquí