Más Deportes Jueves, 7 de diciembre de 2017 | Edición impresa

Maipú no estuvo a la altura, pero quedó con oxígeno

Era un partido accesible pero el "Cruzado" jugó mal, fue dominado y empató con un gol sobre el final. El domingo, tiene que ganar y rezar.

Por Cruzados por un sentimiento

Sólo 72 horas le duró la alegría al “Súper Dépor” de haber recuperado su identidad de juego y su chapa de equipo zorro de la categoría. De esos que muestran las uñas en los momentos díficiles.

Tras el gran triunfo ante Estudiantes de Río Cuarto en su estadio, la clasificación quedó en sus manos. Restaban dos partidos y con dos triunfos, el Cruzado se metía entre los mejores. Llegó a Catamarca con la ilusión de sacar chapa. Pero una vez más, falló.

No fue el Maipú de otras tardes. Jugó mal el equipo, en una cancha no apta para la categoría. Pero no vale de excusa, porque entre el barullo, Unión Aconquija fue más inteligente y a puros pelotazos lo metió en un arco.

Y así llegó la ventaja parcial para el anfitrión. Tiro libre, falla de Pelayes y el balón se metió al lado del palo. Desilusión porque el equipo no encontraba el rumbo.

No entendía cómo debía jugarse este partido. En el complemento, la historia cambió. Maipú reaccionó y sobre el fiinal, logró el empate. Un gol que le da oxígeno. Ahora, la historia cambió. El Cruzado tendrá que ganar ante Desamparados y rezar.