Policiales Miércoles, 6 de diciembre de 2017

Tras el escándalo, definen si imputan al hijo del ex juez Romano por exhibicionismo

Está acusado de mostrarle sus genitales a una inspectora de transito el fin de semana en Luján.

Por Oscar Guillén

Mañana se definiría la situación del hijo del ex juez federal Otilio Romano en relación al escándalo protagonizado el pasado fin de semana, cuando el joven habría mostrado sus genitales a una agente de tránsito, en tanto que una de sus amigas golpeó a otra uniformada.

La causa que lleva adelante el fiscal correccional Gabriel Blanco se sustanciará mañana, cuando declaren los policías e inspectores de tránsito participaron del operativo vial que terminó en una suerte de trifulca.

Tras tomar las declaraciones, el fiscal estaría en condiciones de imputar -si considera que existió algún delito o falta- a Nicolás Gabriel Romano (31) por exhibiciones obscenas.

En cambio Sofía Cafaro Stefanelli (30), amiga del hijo del ex juez, podría estar implicada en delitos como lesiones y también en resistencia a la autoridad.

Esto siempre que el fiscal considere como cierta la versión policial sobre el escándalo que protagonizó uno de los hijos de Romano, quien pasa sus días en prisión domiciliaria luego de ser condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad.

En la madrugada del domingo un control municipal realizado por inspectores municipales de Luján detuvo la marcha de un Chevrolet Corsa color rojo en el cruce de la rotonda del Corredor y la ruta 82.

El conductor de vehículo, identificado luego como David Quiroga Troncoso (36), presuntamente alcoholizado, habría evadido el control pero luego fueron interceptados a los pocos minutos por la Policía.

Problemas en la comisaría

Todos los ocupantes del Corsa fueron trasladados a la comisaría 47 de Luján. Es que el test de alcoholemia que le realizaron al conductor habría arrojado un índice de 2,59 gramos de alcohol en sangre.

Cuando llegaron a la sede policial, comenzaron los problemas entre los amigos de Romano y los policías. Fue en ese momento que Sofía Cafaro le arrojó uno de sus zapatos en la cara a una efectivo policial de apellido Martínez, quien debió usar la fuerza para reducir a la mujer.

A renglón seguido se produjo otro incidente: Nicolás Romano exhibió sus genitales a una inspectora municipal de tránsito mientras se los tocaba. La auxiliar agredida con un zapato fue trasladada al centro de salud 31, donde se constató que presentaba traumatismo en el pómulo izquierdo.