Suplemento Op. Viernes, 13 de octubre de 2017 | Edición impresa

Los mapuches y los kelpers

Por Jorge Lidio Viñuela - Escritor y ex ministro plennipotenciario

En mi opinión, lo que aspiran obtener los mapuches es muy similar (por no decir idéntico) a lo que oportunamente pretendieron y lograron los habitantes de Lesotho, único país del mundo que se encuentra enclavado en otro: Sudáfrica.

Lesotho es un pequeño país anteriormente conocido como Basutolandia que obtuvo su independencia del Reino Unido de la Gran Bretaña en 1966 y cuyo territorio equivale a un poco más del doble de las Islas Malvinas: 30.000 km2.

¿Cuál es el argumento mapuche?

Que desean "recuperar" su territorio por motivos ancestrales.

Que "esas tierras" les pertenecen por derecho propio porque pertenecieron a sus antepasados tal como lo manifestó públicamente Jones Huala, el ex "flogger" en un programa de TV (Periodismo para Todos).

La aspiración e intención mapuche es la de recuperar territorios para la Nación mapuche, es decir crear un Estado dentro de la Argentina y seguramente una aspiración similar con Chile. Su aspiración de máxima es obtener la soberanía para la Nación mapuche en buena parte de la Patagonia, este de la provincia de Buenos Aires, y sur de las provincias de La Pampa, Córdoba, San Luis y Mendoza.

Es necesario aclarar: la pretensión va más allá del derecho de propiedad. La idea es reclamar la soberanía, es decir con capacidad de dictar sus leyes, establecer sus normas sobre territorios sagrados, y dar nacimiento formal a una nueva nación independiente.

Por lo tanto, los argentinos y los organismos de derechos humanos que apoyan la "causa mapuche" como así la denominan, apoyan de hecho también esa secesión o, para decirlo más claro, la mutilación del territorio argentino.

Aunque parezca absurdo es como si un grupo de argentinos o de ONGs apoyaran la independencia de las islas Malvinas para los "kelpers" porque sus habitantes, los malvinenses, reclaman las islas por tener enterrados en ellas a sus ancestros, en algunos casos hasta nueve generaciones.

Tatarabuelos británicos de los actuales isleños llegaron en el siglo XIX a Malvinas y permanecieron allí hasta su muerte habiendo sido enterrados en las islas.

Desde este punto de vista los argentinos que apoyan la "causa mapuche" podrían estar cometiendo el delito de traición a la Patria.

Recordemos que Jones Huala siempre afirma que "él no es argentino ni chileno; es mapuche" y reclama territorio argentino para "su nación mapuche" por razones ancestrales.