Salud Domingo, 3 de diciembre de 2017

La vida de Luis Federico Leloir

Fue médico, bioquímico y farmacéutico. Recibió el Premio Nobel de Química en 1970 por sus investigaciones.

Por Prof. María L. Poljak - Prof. Dr. José Galleano

“Gracias a los trabajos de Leloir y otros investigadores inspirados en sus descubrimientos se ha podido echar luz sobre un terreno y sectores de la bioquímica antes nebulosos. Se sobreentiende que sus investigaciones también tienen gran importancia dentro de la fisiología y la medicina”. (Prof Karl Myrback, miembro del Comité Nobel de Química de la Real Academia de Ciencias Sueca).

El científico Luis Federico Leloir (1906-1987) nació en París durante una estadía de sus padres, ambos argentinos, y en esa ciudad permaneció sus dos primeros años. Ya en Buenos Aires, desde chico se interesó por la naturaleza y esto lo llevó encontrar respuestas a los enigmas.

En 1932 obtuvo la licenciatura en medicina en la Universidad de Buenos Aires. En sus inicios como practicante trabajó en el Hospital Municipal José María Ramos Mejía, donde participó de la creación de una sociedad cuya principal actividad era el dictado de conferencias.

Leloir ingresó en el Instituto de Fisiología para realizar su tesis de doctorado, que a propuesta de Houssay trató sobre Las glándulas suprarrenales en el metabolismo de los hidratos de carbono. En 1934 su tesis resultó ganadora del Premio de la Facultad de Medicina de Buenos Aires.

Luego de doctorarse en Medicina Leloir partió a Inglaterra, al Biochemical Laboratory de la Universidad de Cambridge, que dirigía el profesor Frederick Gowland Hopkins, ganador en 1929 del Premio Nobel  por su descubrimiento de las vitaminas.

En 1937 volvió a Argentina, e inició su investigación sobre la oxidación de los ácidos grasos en el Instituto de Fisiología de Buenos Aires.

La adhesión de Leloir a Houssay en una carta firmada por numerosas personalidades solicitando la “normalización constitucional, democracia efectiva y solidaridad americana”, motivó su despido. Houssay quedó cesante y la mayoría de los integrantes del Instituto de Fisiología lo apoyaron con su renuncia.

Leloir decidió entonces viajar a los EEUU, trabajó en Saint Louis en el laboratorio de los esposos Carl y Gert Gori y en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Antes de emprender ese viaje se casó con Amelia Zuberbühler, su compañera de toda la vida, con quien tuvo una hija, Amelita.

Cuando regresó a Buenos Aires fue el impulsor del Instituto de Investigaciones Bioquímicas Campomar (actual Fundación Leloir) que presidió a lo largo de 40 años. Allí realizó importantes estudios sobre la acción de la lactosa en el cuerpo humano. Con la puesta en marcha de este Instituto comenzó la parte más importante del trabajo científico del Dr. Leloir, que lo llevaría a la obtención del Premio Nobel de Química en 1970

También se desempeñó en el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires y fue presidente en la Asociación Argentina para el Progreso de la Ciencia.

Luis Federico Leloir fue médico, bioquímico y farmacéutico. Recibió el Premio Nobel de Química en 1970 por sus investigaciones sobre los nucleótidos de azúcar  y el rol que cumplen en la fabricación de los hidratos de carbono. Falleció el 2 de diciembre de 1987, a los 81 años, de un ataque al corazón, luego de llegar del laboratorio a su casa.