Política Domingo, 15 de abril de 2018 | Edición impresa

La Provincia prepara la licitación de un nuevo bono

Hay 6 consorcios interesados. Hacienda dice que “no hay apuro” para definir fecha y monto. Sería de $ 250 millones.

Por Marcelo Sivera - msivera@losandes.com.ar

El martes pasado cerró el plazo de presentación de interesados en la licitación de la Provincia para “contratar los servicios de organización, estructuración y colocación de instrumentos financieros 2018”.

“Se anotaron seis consorcios que integran hasta 18 bancos”, confirmó el ministro de Hacienda, Lisandro Nieri. “No tenemos urgencia para la emisión y tampoco para definir el monto total”, agregó.

“No está aún ni el prospecto (del bono) ni la fecha (de emisión)”, remarcó. No obstante en Buenos Aires las agencias especializadas adelantaron esta semana que “Mendoza colocará deuda por 250 millones”. 

Uno de los principales destinos del nuevo endeudamiento será el de “amortizar deuda vieja”, confirman en Hacienda.

Es de suponer que la emisión se producirá en mayo, cuando la Provincia deba pagar los intereses del Bono Mendoza 24, el de mayor tasa (8.38%) en dólares. Además, las dos mayores colocaciones de bonos del actual gobierno se produjeron en mayo de 2016 y de 2017.

Este año la Provincia debe pagar $ 4.100 millones de amortización de deuda y $ 2.800 millones por los intereses.

Todo indica que la comisión de preadjudicación definirá al ganador y éste quedará a la espera del prospecto y de la fecha de colocación del nuevo bono. 

“Vamos a seguir aplicando el criterio de cancelar deuda mala (cara) como ya hicimos con un fideicomiso del Banco Nación y con el préstamo del Credit Suisse”, agregó Nieri.

“La idea es bajar el peso de la deuda en relación al PBG (Producto Bruto Geográfico) y terminar con el déficit fiscal que es la raíz del problema.

Esperamos que este año desaparezca el déficit corriente total, incluido el pago de los intereses de la deuda. Y poder lograr así un superávit de $ 1.040 millones”, remarcó el ministro.

Mayores pagos

Los intereses y gastos de la deuda se han convertido -por lejos- en el gasto de mayor crecimiento en la Provincia. Lo confirman los números oficiales de la ejecución presupuestaria. 

En Mendoza se pasó de $ 204 millones a $ 1.022 millones entre los primeros trimestres de 2017 y de este año. Esto significa que -nominalmente- el gasto se quintuplicó en 12 meses. 

En el primer trimestre de este año la Provincia debió destinar todo lo que le ingresó por Regalías ($ 1.022 millones) para pagar intereses de deuda. 

El costo del endeudamiento superó las recaudaciones por Automotor ($ 807 millones) e Inmobiliario ($ 551 millones) durante los meses de mayor recaudación de ambos impuestos. Y se ubicó muy por encima de lo que se destinó a obra pública: $ 614 millones de enero a marzo.

La deuda de Mendoza asciende actualmente a $ 33 mil millones: 40% en dólares y 60% en pesos. Casi la mitad está en manos de tenedores de bonos mendocinos. Con la próxima emisión la mayor parte pasará a estar en manos de bonistas. 

Su proyección hacia adelante muestra una concentración de vencimientos de capital entre 2021 y 2024 que obligará a los próximos dos gobernadores a renegociaciones inevitables.

Hoy, la Provincia atiende los compromisos de pago de siete bonos. Aún se giran fondos a EEUU por el Mendoza 18 emitido hace 19 años por Arturo Lafalla y refinanciado hace 14 por Julio Cobos, ya que falta cancelar $ 452 millones. 

Otros dos (Link 2 y Link 3) fueron emitidos por Francisco Pérez y mantienen un saldo a pagar de $ 552 millones. 

Hay dos más (proveedores 1 y 2) correspondientes a la transición de Pérez con Alfredo Cornejo, de los que resta abonar aún $ 850 millones. 

Los últimos dos (Mendoza 21 y Mendoza 24) fueron colocados por Cornejo y son los de mayor peso específico. Concentran más del 85% de las obligaciones con los bonistas. Ambos suman $ 14.600 millones sobre un total de $ 16.460 millones entre los siete bonos.

Desde agosto y hasta diciembre de este año irán desapareciendo uno a uno los cinco primeros bonos ya que serán canceladas sus últimas cuotas de a uno por mes. 

Para el año entrante sólo quedarán activos los bonos ya emitidos y el próximo a colocar por el gobierno de Cornejo.