Política Viernes, 13 de octubre de 2017 | Edición impresa

La pelea por comandar el ritmo opositor en la discusión

El histriónico Ramón fue el que más se hizo notar en el debate. Hubo una mayoría de coincidencias y escasas situaciones confrontativas.

Por Horacio Meilán - hmeilan@losandes.com.ar

Con su característico histrionismo, José Luis Ramón comandó los pocos embates opositores en el debate organizado por Acde y auspiciado por Los Andes.

Lo esperable en este tipo de  encuentros es que quienes están en la oposición, cuestionen al oficialismo.

Este debate no fue la excepción, aunque el referente de la ONG Protectora, candidateado a diputado nacional por el Partido Intransigente, fue quien más se hizo notar.

Que el gesticulante abogado haya sobresalido también pudo deberse a que los otros referentes opositores, Omar Félix (Somos Mendoza) y Noelia Barbeito (FIT), se comportaron de forma sumamente respetuosa de las reglas, y se atuvieron a los rígidos parámetros establecidos para debatir.

Tanto Félix como Barbeito se mostraron cumplidores con los tiempos (la actual senadora provincial incluso, respondió un par de veces antes del lapso concedido). Y en su rol de oposición plantearon las críticas casi como un trámite.  

Ramón en tanto fue el que menos respetó las reglas. Se pasó de tiempo en más de una ocasión, interrumpió a sus interlocutores varias veces y buscó confrontar, tanto a la oficialista Najul como al peronista Félix. Eso fue tan así, que en algunas respuestas sus ataques ocuparon más espacio que el contenido mismo de lo que debía contestar.

En realidad, su comportamiento fue en total sintonía con lo que hace en campaña. En ese sentido, a casi todos los temas que debió responder, los terminó llevando “al bolsillo de los ciudadanos”.

De todos modos, esa actitud “de campaña” también lo mostró el resto. De hecho, Barbeito también fue fiel a su discurso habitual y ubicó las temáticas desde la perspectiva “de los trabajadores y de los que menos tienen”.

Félix por su lado apuntó -igual que en sus spots- a “la falta de crecimiento” de Mendoza. Y como representante del sector productivo, sus contestaciones en el terreno económico fueron las más enfáticas.

 

Respuestas diversas

El amplio temario planteado permitió diversas respuestas. Pero fue en lo económico-productivo donde los opositores buscaron explayar críticas. 

“Hay cuestiones de la economía nacional que condicionan a la provincial” dijo Félix. Y habló del escaso crecimiento exportable, de cómo afecta la retracción del mercado interno vitivinícola y de las estrategias, a su criterio, erróneas, para combatir la inflación.

“La inflación es de costos, no de demandas”, dijo,  al hablar de la caída del consumo. “Todo se agravó con la importación de productos que compiten con los locales”, añadió. Y como ya ha dicho,  planteó “prohibir la importación” que perjudique a productos locales.

Barbeito citó estudios sobre la pérdida de tierras productivas (12 mil hectáreas) y la quiebra de productores vitícolas (900). Y culpó a “la concentración de tierra y producción que viene desde los ‘90, favorecida por los diferentes gobiernos”.

También se refirió a la ley de oferta y demanda “que perjudicó a los pequeños viñateros”.

Su propuesta fue “abrir los registros públicos para terminar con la especulación de los empresarios” y “nacionalizar los 6 grandes grupos bodegueros que concentran el 60% de la producción y comercialización de uvas.

Ramón, por su lado pidió poner en marcha “el Tribunal de la Competencia” y cuestionó por igual al Gobierno de Cristina Fernández, “que representa Félix” y a la actual gestión, por no hacer funcionar ese cuerpo.

Su idea fue planteada desde el punto de vista de la necesidad de la competencia comercial. Y también criticó la importación. 

Sobre las otras temáticas, educación, las reformas que se postulan (laboral, previsional, impositiva, judicial), si bien hubo matices, la mayoría mostró más coincidencias que disidencias.

Sólo al tratar el aborto hubo una referencia distinta, la de Barbeito, a favor. “No es un tema ético o moral, sino de salud pública”, aclaró.

Incluso en el cierre libre que cada candidato tuvo, hubo coincidencia. Todos se comprometieron a defender los intereses de Mendoza.