Escribe el Lector Jueves, 7 de diciembre de 2017 | Edición impresa

La incertidumbre de no saber qué pasó

Por Mariano Alguacil, arquitecto

La verdad es que en este momento me siento muy identificado con los familiares del ARA San Juan, debido a la situación de incertidumbre y de búsqueda permanente, como la que hemos pasado los deudos de los ocupantes del avión TC 48 de la Fuerza Aérea, perdido en 1965.

Creo que todos los familiares compartimos la misma esperanza de encontrar la aeronave a pesar de los años y saber qué pasó. Es uno de los interrogantes a aclarar. El que dejen de figurar como desaparecidos, y cerrar un ciclo de más de 50 años de incertidumbre.

Uno nunca resigna esa esperanza de saber qué ocurrió.

Hoy sólo quedamos (con respecto a los cadetes del TC 48) los sobrinos (mi tío era Juan Domingo Alguacil), y creo que muchos otros deben pasar por situaciones similares con respecto a la tripulación y pasajeros del gran avión.

Fuera de eso es bueno saber que siempre hay un grupo intentando día a día resolver este gran enigma de la desaparición del cuatrimotor.

No hay mucho más para decir sólo que la búsqueda nunca se detiene, no se detendrá hasta no encontrar el avión. Nunca deja de ser tema de alguna charla; siempre hay un lugar para novedades, avisos, notas, cosas que son parte de la historia familiar.

 

Mariano Alguacil
Arquitecto
DNI 20.816.182