Arquitectura Viernes, 26 de enero de 2018

La importancia de aplicar un fijador antes de pintar

Previamente a las tareas de pintura, hay una etapa que es primordial: preparar las superficies y aplicar el fijador para sellar la pintura.

Esto evita que las paredes absorban demasiada pintura y que fije las partículas superficiales, ayudando a que la nueva capa de pintura tenga una buena adherencia.

El fijador es un producto específicamente formulado para aplicar sobre superficies interiores nuevas de yeso, mampostería, hormigón, ladrillo, cemento, etc., con el objetivo de evitar la absorción despareja de las superficies.

Si existe una superficie descolorida por el agua o con manchas, o si la superficie no fue pintada anteriormente, es necesaria la utilización de un fijador. Esto ayudará a crear una capa final duradera y uniforme que ocultará las imperfecciones y decoloración, sellando superficies porosas y dejándolas más lisas, mejorando el color y la adherencia de la capa final de pintura.

- El fijador para pintura al agua mejora la durabilidad y adherencia de la pintura, disminuyendo el entizado.

- El sellador fijador para texturados en polvo da más plasticidad, adhesividad e hidrofobicidad a todo tipo de texturados en polvo. Además, hace un tratamiento imprescindible para realizar salpicados y todo tipo de texturas bien parejas. Es así como este fijador uniforma la absorción y fija las partículas flojas en revoques de cal y cemento, fibrocemento, ladrillos vistos, superficies ya pintadas a la cal, yeso, etc.

Fuente: Industrias Jilguero