Arquitectura Lunes, 2 de octubre de 2017

La Estación Belgrano en Guaymallén

Este edificio de nuestro departamento es reconocido como parte del patrimonio departamental.

Por Arq. Graciela Moretti - Magíster en Historia de la Arquitectura y Urbanismo Latinoamericano

El edificio de la estación Belgrano en el departamento de Guaymallén constituye una rareza  dentro del patrimonio ferroviario debido a que, por su arquitectura racionalista, no responde a lo que tradicionalmente se asocia con los edificios de las estaciones y terminales ferroviarias. Todas ellas, especialmente las realizadas por las compañías de capitales extranjeros en el país, inglesas o francesas, adscribían a lenguajes pintorescos (las estaciones intermedias) o académicos (las estaciones terminales).

El caso mendocino es análogo a otro que se realizó en San Luis Potosí, México. Ambas estaciones realizadas en la década del ´30 comparten un mismo estilo, el racionalista, y detalles ornamentales en art decó. Mientras que el edificio de la estación mexicana, hoy convertido en museo del ferrocarril “Jesús García Corona” fue diseñado en 1936 por el Arq. Manuel Ortiz Monasterio, no se ha podido determinar hasta la fecha el autor del edificio de Mendoza, inaugurado en 1937. Asimismo no ha sido posible conocer el porqué de su creación y quienes lo impulsaron.

La estación fue punta de rieles del ramal Pie de Palo – Mendoza, y fue construida durante la gestión del Ing. Pablo Nogués al frente de la Administración General de Ferrocarriles del Estado. Nogués había asumido ese cargo en 1932 y dentro de sus objetivos de gestión estaban los de ampliar la red y comunicar regiones a través del ferrocarril, uniendo poblaciones aisladas. El ramal Pie de Palo en San Juan llegaba a Mendoza a través de una trocha angosta o métrica, pasando por antiguas comunidades indígenas como las de Lagunas del Rosario de Guanacache y Asunción, en Lavalle. Desde Pie de Palo, además, el ramal se vinculó con la red del Ferrocarril Central Norte Argentino, posibilitando la comunicación con el noroeste del país. Actualmente esta ruta, conocida como la del “tren del azúcar”, era transitada por alguna formación de carga proveniente de Tucumán.

Otra de las obras realizadas por Nogués y relacionadas con Mendoza fue la reconstrucción del Ferrocarril Trasandino, que debido al alud de 1932 que destruyó la estación de Zanjón Amarillo, estaba inactivo. La Administración de Ferrocarriles del Estado adquirió la línea, y entre las modificaciones que se realizaron estuvo el cambio de terminal. Dejó de usarse la antigua estación del Trasandino (actual Archivo General de la Provincia) para habilitarse la del Ferrocarril del Estado. Esto se complementó con un tendido nuevo de trocha angosta (el actual ramal A -16) que se unía a la antigua ruta en la estación Paso de los Andes, en Chacras de Coria, para desde allí llegar hasta Chile, y la realización de la estación de Polvaredas en alta montaña. Por ello, la Estación Belgrano, llamada así luego de la nacionalización de los ferrocarriles en 1949, fue utilizada tanto por el Trasandino como por el Ferrocarril General Belgrano, para vincular Mendoza con Córdoba y el Noroeste.

La reciente ordenanza municipal N° 8388/2017 del Honorable Concejo Deliberante de Guaymallén reconoce a este edificio, junto con medio centenar de sitios emblemáticos del departamento, como parte de su patrimonio ambiental, histórico, cultural, arquitectónico y simbólico y propone una valorización del mismo. El conjunto, proyectado por los técnicos de Ferrocarriles del Estado, fue pionero en su tipo ya que fue concebido a partir de los nuevos requerimientos funcionales y estéticos que caracterizaron su época.

El Estado nacional en aquel momento y a través de estas obras, intentaba en materia de transporte, expresar un cambio en relación a quienes venían haciéndose cargo de las comunicaciones. Se compró material rodante y las construcciones reflejaron a su vez esa mentalidad moderna.