Policiales Miércoles, 15 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Juzgan a dos hermanos por el crimen de un contratista

El hecho ocurrió en febrero de 2015 en un barrio de Godoy Cruz. La víctima fue asesinada en la puerta de la casa de su madre.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Juzgan a dos hermanos por el homicidio de Adrián Bravo (26), un contratista de albañiles y padre de tres niñas que fue asesinado en la puerta de la casa de su madre. 

El debate comenzó ayer en la Cuarta Cámara del Crimen, sala penal a la que fueron llevados los hermanos Lucas y Leonel Sánchez Machuca, ambos imputados por homicidio agravado por uso de arma de fuego. 

Bravo falleció en la noche del 15 de febrero de 2015 en el hospital Central, luego de recibir un disparo en la puerta de la casa de su madre, ubicada en la calle Río Chico al 2000, en la manzana "G" del barrio Virgen del Valle de Godoy Cruz.

Según declaró ayer su hermano Facundo -uno de los testigos presenciales del caso-, cerca de las 19 llegó a la casa de su madre tras la jornada habitual de trabajo y encontró a su hermano menor, Fernando, con heridas en la cara y otras partes de cuerpo. El chico le dijo que se había peleado con los hermanos Sánchez y que estos lo habían golpeado con un candado.

 

"Yo salí y los insulté a todos. A Fernando le pegaron los hermanos Sánchez. Había una rivalidad. Ellos eran de Independiente y nosotros de Godoy Cruz", afirmó el testigo.

Luego contó que una hora más tarde llegó Adrián y "cuando se enteró también salió, y ahí le dispararon".

"Empezaron a disparar y Adrián me dijo: 'Me pegaron', entonces lo subimos a la camioneta para llevarlo al hospital mientras seguían disparando", afirmó Facundo, quien contabilizó cerca de 30 balazos, uno de los cuales le dio a su hermano en un costado.

Testigo principal 

El principal testigo explicó que el ataque fue visto por dos amigos que también viven en el barrio Virgen del Valle y que lo ayudaron a subir a su hermano herido a la camioneta que lo dejaría minutos más tarde en la guardia del hospital Lencinas. 

Facundo Bravo sostuvo ante los jueces de la Cuarta Cámara del Crimen que, a pesar de que era de noche y estaba oscuro, pudo ver a los agresores porque los conocía del barrio y eran sus vecinos.

"Yo vi a Lucas que salió arrebatado de su casa y ahí empiezo a escuchar los tiros. No vi quién disparaba, estaban a treinta metros", afirmó.
Luego, a pedido del fiscal Lauro Monticone y del querellante oficial Facundo Garnica, se llegó a una parte de la declaración que el testigo hizo tras el crimen, cuando había afirmado que "veo a Leo que apunta y dispara y después dispara Lucas".

Tras recuperar el recuerdo, el testigo dijo: "Sí, lo veo a Leonel cuando dispara y Lucas sale de la casa y lo veo disparar después. Desde adentro de la casa disparaban".