Vecinos Martes, 7 de noviembre de 2017

Junín logró que se suspenda una millonaria multa por poda del arbolado público

El municipio propuso conmutar la pena de $7 millones que le impuso Recursos Naturales por un “resarcimiento en especies” que deberá plantar.

Por Javier Hernández jhernandez@losandes.com.ar

La comuna de Junín logró frenar una multa de casi siete millones de pesos que la Secretaría de Ambiente le aplicó a fines de agosto, por una poda "agresiva" que el municipio realizó sobre el arbolado público; en lugar de pagar, propone, conmutar la pena por un "resarcimiento en especies" que deberá plantar en el departamento.

El municipio entiende que el valor de la multa de $6.885.000 fue "desmedido" y asegura que "no hay fundamentos para justificar semejante monto"; además y en off, algunos funcionarios creen que hubo "una mano negra" para perjudicar a la gestión. En cualquier caso, la comuna presentó un recurso de revocatoria que logró frenar el cobro de la multa impuesta y además, propone conmutar el pago de dinero por una compensación de nuevas plantas, oferta que sería aceptada por la Secretaría de Ambiente en los próximos días.

"Una multa de siete millones de pesos es una exageración, no hay fundamentos para esa cifra y tampoco se ha tenido en cuenta las 3.500 plantas que ya plantó el municipio en la última temporada", comentó el intendente Mario Abed, convencido de que el municipio hizo una poda "severa pero justificada" y de que llegado el momento, la comuna "no tendrá que pagar un solo peso".

 

 

La polémica por la poda del arbolado de Junín arrancó a comienzos de junio, cuando Los Andes publicó en su tapa, la preocupación que despertaba en muchos vecinos, el trabajo de poda encarado por la comuna en los barrios y con el que estaba reduciendo a un tercio, la altura de la mayoría de los ejemplares.

En aquel momento, Junín contrató una cuadrilla de 30 obreros para encarar la tarea. Así, el municipio inició una poda severa del arbolado, asegurando que con ello prioriza la seguridad de los vecinos. "Vamos a ir por toda la ciudad y también por los distritos", anticipó entonces el intendente Abed: "El clima está cambiando, cada vez hay tormentas más severas y queremos reducir la posibilidad de que un árbol caiga sobre una casa o un vehículo". Además, la comuna justificó la severidad de los trabajos, asegurando que "al menos un 10% del arbolado público se encuentra seco y que otro 50% está transitando ese mismo destino".

Pero la Dirección de Recursos Naturales Renovables entendió que la poda del municipio no cumplía con "la normativa provincial sobre el arbolado público" y por resolución 1110/17 le aplicó una multa de $6.885.000 por considerar a la comuna "responsable de la 'poda agresiva' de alrededor de 2.800 forestales pertenecientes al arbolado público" y sostuvo además que la severidad de la poda "habría dañado seriamente la vida útil de los mismos, como así también los beneficios ambientales a futuro".

 

 

Junín hizo su descargo y propuso conmutar la pena económica por una nueva forestación (de la que el municipio no quiso dar detalles, aunque extraoficialmente podría rondar las 5.000 nuevas plantas); esa oferta llevó a la Secretaría de Ambiente a suspender la pena de casi siete millones de pesos. 

En el municipio están satisfechos con el rumbo que tomó el asunto: "Acá no se ha dañado la vida útil de ninguna planta, mucho menos de 2.800 y si usted sale a la calle verá como todas están brotando", subrayó Abed y en su entorno insistieron con una "mano negra", que buscó perjudicar al municipio: "De otro modo no se entiende que Los Andes haya publicado la resolución de la multa antes de que se enterara del tema el propio secretario de Ambiente (Humberto Mingorance) que ni siquiera firmó la sanción".

Así, todo indica que Junín se librará de pagar la multa (el intendente Abed está convencido) aunque el municipio debería forestar, en compensación, algunas zonas del departamento y aunque no hay datos de ese ofrecimiento, extraoficialmente calculan que debería plantar hasta 5.000 nuevos ejemplares.

 

Propondrán modificar la legislación que regula la poda

El diputado radical, Ricardo Mansur, señaló a Los Andes que es preciso modificar la legislación que regula la poda y tala del arbolado público como también el poder de policía que existe sobre la actividad.

"Es preciso que los municipios tengan la facultad suficiente de decidir con sus propios técnicos, qué árboles podar o tal y cómo hacerlo, porque resulta que se cae una planta o una rama y la responsabilidad es de las comunas, pero no tienen la autoridad para decidir sobre el asunto".

Mansur aseguró que llevará el tema para discutirlo en la Legislatura: "Resulta que las comunas tienen injerencia en salud, en educación, en seguridad porque cada vez se les pasa más responsabilidades, pero algo básico como es el poder de policía sobre el arbolado público no le corresponde y cualquier poda o tala necesita de expedientes y papeles. Tenemos que simplificar la tarea del estado".