Vecinos Jueves, 30 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Julio Le Parc inauguró su calle en Palmira

El artista visitó la ciudad en la que vivió de niño. También un parque lleva su nombre. Fue declarado 'Ciudadano ilustre.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

Luego de su última visita, hace ya 17 años, el reconocido artista Julio Le Parc pasó ayer por Palmira, la ciudad donde vivió de niño y en la que fue homenajeado por vecinos y por la comuna de San Martín. “Muy contento por la presencia de ustedes, muchos descendientes de gente que yo conocí”, dijo tras ser nombrado 'Ciudadano ilustre'.

Le Parc, de 89 años y con una extensa carrera como artista, aceptó el pedido del municipio, que aprovechó su visita a Mendoza para invitarlo a recorrer la ciudad en la que vivió de niño y donde, a modo de homenaje y reconocimiento, se impuso su nombre a la calle de su infancia.

 

 

También lleva su nombre desde ayer un parque de casi 5 has. que la comuna construye en uno de los ingresos a Palmira y por último, Le Parc fue declarado 'Ciudadano ilustre y también 'Embajador del Bonarda en Europa', cargos que el artista aceptó emocionado, al igual que el resto de las distinciones.

“La suerte o los azares de la vida hicieron que pueda desarrollar todo lo que encontré como raíces en estas tierras”, dijo en un momento el artista, emocionado por el cariño de la gente que se arrimó para conocerlo, saludarlo, recordarle tal vez alguna anécdota y sacarse fotos.

Julio Le Parc nació en Mendoza en 1928 y pasó su infancia en Palmira, donde fue alumno de la escuela Martín Güemes; allí, en Palmira, su padre fue ferroviario y junto a su familia, vivió en la calle Las Palmas, al 302 que luego fue José Félix Uriburu y que desde ayer cambió su nombre por la del afamado artista.

 

 

“Durante décadas esta calle llevó el nombre del primer presidente de facto y hubo un proyecto para cambiarlo por el de Las Palmas, pero finalmente el Concejo acordó que lleve el nombre de Julio Le Parc, en homenaje a uno de sus vecinos más distinguidos”, comentó el presidente del Concejo, Bartolomé Robles, coautor junto a Mauricio Petri, de la ordenanza.

 

 

 

Un rato más tarde, el maestro del arte óptico que donó en 2016 su obra 'Esfera Azul' al Centro Cultural Kirchner, cruzó toda la ciudad de Palmira y grabó sus manos sobre la piedra fundacional del parque de cinco hectáreas, que la comuna está construyendo en ruta 50 y carril San Pedro, en el ingreso a la ciudad y que rodea a la plazoleta René Favaloro.

“Estoy pensando qué hacer con los 15, 20 ó 30 años de vida que me quedan para estar a la altura de estos homenajes”, dijo Le Parc en un momento y su declaración fue saludada por un largo aplauso.

Durante el acto hubo obsequios y bailes, palabras de afecto y muchas fotos, de la gente que quiso llevarse un recuerdo del paso de Le Parc por Palmira: “La última vez que vino fue en 2000 y hubo una caravana desde el río Mendoza”, recordó un vecino, con recortes de Los Andes de aquella fecha guardados en un álbum que mostró al artista.

 

 

Dr. Honoris Causa de UNCuyo
Por ser un referente del arte cinético en la escena mundial y por crear pinturas, grabados, piezas con luz y otras múltiples experiencias visuales móviles que modificaron el paradigma de la barrera clásica entre una obra y el espectador, la UNCuyo reconocerá al artista con el título de Doctor Honoris Causa.

La cita será hoy a las 21 en la Nave Universitaria. En el cierre la Orquesta Sinfónica y su hijo Yamil Le Parc interpretarán "Che Piazzolla". Actuarán también Lisandro Bertero, en piano y Eleonora Ferreyra, en bandoneón.

 

Apostillas

Un amigo de la infancia
Guillermo Páez tiene 91 años y se arrimó a saludar a Le Parc y a recordarle que, de niños, ambos jugaban a las bolitas en la calle Las Palmas: "Soy dos años más grande y fuimos buenos amigos de infancia, de esa época en la que se jugaba a las bolitas: los chicos de una cuadra contra los de otra", recordó.

Siempre con buen humor
"Bueno, ahora voy a interpretar una canción de mi repertorio... ah, no, cierto que no soy músico", bromeó Le Parc a mitad de su discurso, lo que despertó la sonrisa de la gente..

Huellas con custodio
Una vez terminado el acto, cerca de las 21, la losa de cemento sobre la que Julio Le Parc marcó las huellas de sus manos, en el ingreso al futuro parque, quedó al cuidado de personal municipal: "No vaya a ser que algún gracioso le grabe Palmira campeón", soltó un funcionario.