Ciclo de encuentros Domingo, 8 de abril de 2018 | Edición impresa

Juan Espadas Cejas: “Una ciudad que pierde sus señas de identidad deja de ser atractiva”

El Alcalde de Sevilla explica las claves para conservar el patrimonio más allá de los intereses particulares.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Luego de recorrer más de 10.000 kilómetros, Juan Espadas Cejas llegó a nuestra provincia para participar del Foro Iberoamericano de Alcaldes, que se llevó adelante en el marco de la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hace dos semanas.

El alcalde de Sevilla, España, también formó parte del noveno Ciclo de Encuentros organizado por Los Andes junto a sus pares de la Ciudad de Mendoza, Rodolfo Suárez y de Medellín, Federico Gutiérrez.

El político español comanda una ciudad patrimonial e histórica a la que anualmente llegan miles de turistas. El principal desafío de su gestión es aportar a la redistribución de la riqueza, y trata de lograrlo de la mano de la innovación tecnológica.

-¿Cómo cuidan el patrimonio que los hace tan reconocidos?

-La apuesta tiene que ser mayoritariamente pública, es decir, es evidente que un Estado y un Gobierno deben intentar rehabilitar su patrimonio porque es en definitiva su historia. Cuando un turista visita una ciudad lo primero que quiere conocer es su historia y ésta se refleja en su patrimonio. La inversión que se haga ahí siempre tiene un retorno muy importante, por tanto no es una inversión a fondo perdido, todo lo contrario.

-¿De qué forma se enfrenta a los intereses privados en este sentido?

-Es verdad que hay veces que hay procesos especulativos o determinados tipos de inversores que pueden acabar apropiándose de algo que debe ser de todos. Yo creo que ahí debe jugar una alianza de los gobiernos con los municipios, para aprovechar recursos y fondos que hay en instituciones y organizaciones internacionales. Además creo que las ciudades que tienen un patrimonio y tienen la posibilidad de captar turismo deben generar recursos propios sobre la base de lo que se hace en otras ciudades europeas; por ejemplo, un tipo de tasa que permita incorporar ingresos pero que se destinen específicamente a la rehabilitación.

-¿Cómo se lucha contra aquellos que creen que preservar el patrimonio frena el progreso de una ciudad?

-Al contrario, en Sevilla una de las bases para tener expectativas de desarrollo futuro está en lo bien que conservemos nuestro patrimonio. Basta con mirar Roma o París, ciudades históricas, donde una de sus principales fuentes de ingreso está en explicar, contar y  apoyar su oferta cultural sobre su patrimonio. Una ciudad que pierde sus señas de identidad deja de ser atractiva, por tanto creo que debe ser el camino.

-¿Se considera a Sevilla una ciudad inteligente?

-Sevilla está intentando competir dentro de eso que hoy en día se llaman las Smart Cities, los territorios que mejor adapten la innovación tecnológica para resolver los problemas de los ciudadanos. Nosotros queremos una ciudad inteligente, porque queremos una ciudad que resuelva mejor las necesidades cotidianas de los seres humanos.

-¿De qué forma lo llevan adelante?

-Hoy día Sevilla aplica ya procesos de innovación tecnológica a la gestión en el tránsito y en el transporte, pero también queremos que lo haga en la accesibilidad de aquellas personas que tienen más dificultades y deban elegir una ruta, por ejemplo, para acceder al trabajo o un centro de salud.

-¿Cuáles son los principales retos de la gestión?

-El principal reto es transformar la realidad en aquellos barrios con más dificultades, aquellas personas que tienen menos igualdad de oportunidades para acceder a la riqueza que les permita sacar a su familia adelante. Me gustaría que fuera una ciudad más justa socialmente donde la riqueza se redistribuyera mejor pero sobre todo aspiro a que desde el Ayuntamiento consideremos liderar la reactivación económica de nuestra ciudad.

-¿Cómo podría lograrse?

-Creemos que hoy en día el “internet de las cosas” y el uso de la información de la que dispone un gobierno local como un ayuntamiento, puede favorecer la generación de nuevos empleos, nuevos emprendedores, que sean capaces de generar productos en cuanto a sectores de actividad económica como, por ejemplo, el turismo.

-¿Cómo llevan adelante esta actividad tan próspera?

-Para tener éxito como destino turístico tiene que haber una buena materia prima, una ciudad patrimonial tiene algo que ofrecer de entrada, pero luego la combinación con el factor humano es clave: cómo se acoge al turista o cómo se le enseña a vivir la ciudad es lo que llaman experiencias. Esto acaba generando en el visitante esa sensación de querer volver.

-¿Cuál es su política de gobierno en este sentido?

-Estoy convencido de que el turismo lo primero que tiene que hacer es planificarse bien, el turismo no debe improvisarse, ni puede entenderse como unas temporadas buenas porque a otros destinos no les fue tan bien. El turismo debe basarse siempre en calidad de servicio, no buscar al turista simplemente en términos cuantitativos, sino intentar fijarse bien qué tipo de turista quiere atraer y qué tipo de producto es el que debes fortalecer para atraerlo. Nuestro desafío  ahora es cómo nos adaptamos a la realidad de un turista cada vez más exigente y cada vez más digital, porque cada vez más se fija más en lo que ve en el móvil.

-¿Qué le aconsejaría a Mendoza?

-De Mendoza lo primero que había escuchado es que es una de las Capitales del Vino. Por tanto, yo creo que ya  tiene un buen pilar para construir. La realidad de su entorno, con la cordillera, con su cercanía a Chile y a otras ciudades, le pueden hacer convertirse  en una ciudad de referencia en el Sur. Pero fundamentalmente estoy convencido de que cada ciudad debe buscar su propio camino e intentar diferenciarse, aportar algo nuevo, algo más, algo diferente a lo que aporten otros.

Perfil

Cargo actual: alcalde de Sevilla desde junio de 2015. Pertenece al Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Es licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. 

Está casado y tiene dos hijos.

Carrera política: Durante 14 años estuvo ligado a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Desde 2002 es vocal del Consejo Nacional del Clima de España y coordinador del Comité de Seguimiento de la Estrategia Andaluza ante el Cambio Climático.

En 2004 formó parte de la Comisión Permanente que elaboró la Estrategia Española de cambio Climático e impulsó la Red de Ciudades por el Clima.