Mundo Domingo, 8 de octubre de 2017 | Edición impresa

Guerras: 8.000 niños muertos o mutilados

Son datos de 2016.La violencia extrema alcanza a otros15.500 menores. El primer país del trágico ránking es Afganistán, con 3.512 asesinados

Por CC

Másde 8.000 menores de edad murieron o sufrieron mutilaciones en los países en guerra durante 2016, según un desgarrador informe de Naciones Unidas. Pero resulta aún más dramático el número de niños víctimas de violaciones, que alcanza la cifra de 15.500.

Los datos fueron revelados por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, al Consejo de Seguridad del organismo. Ahí detalla que los niños provenientes de países como Afganistán, Congo, Irak, Somalia, Sudán del Sur, Siria y Yemen sufrieron al menos 4.000 episodios de violencia cometidos por las fuerzas gubernamentales y más de 11.500 por grupos armados no estatales.

“El trágico destino de las víctimas en los conflictos no puede ni debe dejarnos indiferentes", advirtió la representante especial de ONU para los niños en guerra, Virginia Gamba. Guterres, por su parte, se declaró “horrorizado” y exhortó a las partes a que respeten la “responsabilidad de proteger niños, según las obligaciones sancionadas por el derecho humanitario”.

 

 


Reclutados para combatir

Afganistán, país bajo el asedio constante de los talibán, registró el número más elevado de víctimas infantiles desde que la ONU empezó con los registros en 2009, con 3.512 niños asesinados o mutilados. Esto es un 24% más que el año anterior.

El informe, además, documentó 851 casos verificados de niños reclutados o involucrados en la guerra en Siria, más del doble que en 2015. Allí también se constató la muerte o mutilación de 1.299 menores.

En Somalia, donde se expandió en el centro y sur del país el grupo extremista ultraislámico Al Shabaab, es mayor la cantidad de niños reclutados para la guerra: 1.915.

Otro país con alto grado de víctimas menores es Yemen, donde se enfrentan por la hegemonía dos potencias regionales, Arabia Saudita e Irán, cuyos gobiernos apoyan a diferentes grupos locales. En este país de la península arábiga el número de chicos asesinados o mutilados es de 1.340.

Casi la mitad de esa cifra, según la ONU, fueron víctimas de la coalición militar conducida por Arabia Saudita. Por ese motivo el organismo incluyó a la monarquía del Golfo en la lista negra, que también integran Afganistán, República Centroafricana, Congo, Irak, Mali, Myanmar, Somalia, Sudán y Sudán del Sur, Siria y Yemen.

El gobierno de Arabia Saudita rechazó la visión de la ONU, alegando que la información es “errónea y engañosa”. “Expresamos fuertes reservas sobre estas informaciones”, dijo el embajador de Arabia Saudita ante la ONU, Abdalá al-Moualimi. 

La guerra en Yemen opone a fuerzas progubernamentales, apoyadas por Arabia Saudita y agrupadas en el sur, a una alianza rebelde de hutíes liderada por el ex presidente Ali Abdalá Saleh, que controla el norte y la capital, y es respaldada por Irán.

Desde marzo de 2015, cuando arrancó la campaña militar de varios países liderados por Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes, el conflicto causó 8.500 muertos y 49.000 heridos y ha provocado una grave crisis humanitaria. 

 

 

Quieren repatriar a niños belgas en peligro

La presencia de menores belgas en las zonas controladas por los yihadistas en Siria preocupa en Bélgica, uno de los países europeos más afectados por este fenómeno y donde decenas de familias esperan angustiadas su regreso.

“Los traemos de vuelta en la medida en que están dispuestos a regresar, por lo general de una manera protegida a través de Turquía”, explicó el ministro de Justicia, Koen Geens, admitiendo la existencia de una base en suelo turco para quienes quieren volver.

El gobierno belga estima en “un centenar como mínimo” el número de belgas menores de 12 años actualmente en Siria, hayan nacido en este país de Oriente Medio o hayan llegado allí acompañando a un combatiente yihadista en los últimos años.

Por el momento, “14 menores regresaron”, entre ellos “11 de menos de 6 años”, según el ministro de Interior, Jan Jambon.

A esa edad, se considera que su adoctrinamiento fue “relativamente bajo”, por lo que representan una amenaza “reducida” para la seguridad, pero los traumas vividos justifican al menos un seguimiento psicológico en Bélgica, precisó el ministro. Un “acompañamiento” a su regreso, a reajustar constantemente, es esencial, recordaron los fiscales de 4 países aliados en la lucha antiterrorista (Francia, Bélgica, España y Marruecos) durante una reunión en suelo belga. AFP