Opinión Martes, 3 de octubre de 2017 | Edición impresa

Golpe a segmento conservador

Por Shaun Tandon - Especial para Los Andes de AFP

Al disparar en un concierto de música country, el atacante de Las Vegas eligió como blanco uno de los segmentos más conservadores de la cultura estadounidense, donde las armas son más bien un tema de celebración.

La matanza del domingo de noche ocurrió en un concierto con entradas agotadas del cantante de música country Jason Aldean, que encabeza los rankings y cuyas canciones hablan de los valores y los reclamos de la clase trabajadora de Estados Unidos.

Sin embargo, las imágenes estereotipadas de la música country están cambiando, y Aldean es una de las estrellas del género con más fluidez musical, abierto a incorporar R&B e influencias del hip-hop.

Originalmente con raíces en los estados confederados, la música country creció rápidamente a través de Estados Unidos en la última década. Aldean era el cantante principal del festival Route 91 Harvest en Las Vegas Strip -un complejo de hoteles, casinos, tiendas y restaurantes-, que fue lanzado en 2014.

Aldean, que el año pasado obtuvo el primer galardón en los Premios de la Academia de la Música Country, habla a la clase media estadounidense con canciones como “Fly Over States” (Volar sobre los estados), una historia de hombres que vuelan en primera clase de Nueva York a Los Ángeles y que no pueden entender el corazón del país.

En “They Don't Know” (Ellos no saben), que da título a su último álbum, Aldean habla otra vez de 'outsiders' que conducen frente a granjeros pero “no han visto la sangre, el sudor y las lágrimas que implicó vivir sus sueños”.

Cantante de 40 años originario de Georgia que recientemente puso en venta la gran estancia de Tennessee donde caza ciervos y pavos, Aldean dijo el año pasado a la revista Rolling Stone Country que Donald Trump ganó la elección presidencial hablándole “al tipo común que cada día va al trabajo y quiere una vida normal para su familia” pero se siente olvidado.

Las autoridades no han hablado aún de las motivaciones del atacante de 64 años, Stephen Paddock.

Los conciertos en vivo de diferentes géneros son cada vez más blanco de ataques.

Una bomba explotó en mayo en un concierto de la estrella pop estadounidense Ariana Grande en Manchester, Inglaterra, cuyos fans son principalmente chicas adolescentes, mientras un ataque devastador en una discoteca de París en 2015 tuvo como objetivo a los fans del grupo de rock Eagles of Death Metal.

Más del 90% de quienes escuchan música country son blancos, según estudios. El género es más popular en el sur profundo del país y en las grandes llanuras que van del oeste del río Mississippi al este de las Montañas Rocosas, aunque la industria, basada en Nashville, asegura que está logrando avances con las minorías.

Un estudio de Nielsen del año pasado indicó que los fans son también mayores: el estadounidense promedio que escucha country tiene casi 45 años.