Política Lunes, 9 de octubre de 2017

Gisela Vartalitis, la esposa mendocina de Adolfo Rodríguez Saa que preside una fundación

La fundación que preside en San Luis recibió 80 millones de pesos por parte del Gobierno provincial. Quién es

Por Redacción LA y Agencia Telam

La mendocina Gisela Vartalitis, esposa del senador nacional por San Luis Adolfo Rodríguez Saa, está envuelta en un escándalo en esa provincia luego de que la denunciaran por haber recibido un subsidio millonario.

Diputados de los bloques de Avanzar y Cambiemos presentaron a principios de este mes, ante la Fiscalía Federal de primera instancia Nº 1 de la provincia de San Luis, una denuncia penal por la entrega de 80 millones de pesos provenientes de las arcas provinciales a la fundación “Mujeres Puntanas”, que preside la esposa del legislador nacional.

La denuncia afecta a la mujer y a varios funcionarios del actual Gobierno provincial.

Los delitos denunciados son “abuso de autoridad, violación de deberes de funcionario público, malversación de caudales, peculado, fraude en perjuicio del estado provincial y violación de la ley nacional de financiamiento de partidos políticos" e involucran al gobernador de la provincia, Alberto Rodríguez Saá (hermano del senador y cuñado de la denunciada), a todos los funcionarios involucrados en el otorgamiento y a la propia Vartalitis.

La acción penal tiene como antecedente la presentación por parte del diputado Alejandro Cacace ante la Legislatura provincial de un proyecto de pedido de informe para que el gobierno de San Luis dé explicaciones sobre el otorgamiento de un subsidio de 80 millones de pesos a la Fundación “Mujeres Puntanas”. 

 

 

“La princesa de Adolfo"

Pero quien es esta mujer mendocina que hoy está en boca de todo el país luego del informe periodístico emitido anoche por Jorge Lanata en su programa PPT de Canal 13. Apodada “la princesa de Adolfo”, Gisela Vartalitis conoció al político hace 17 años, aunque la pareja se blanqueó cuando Adolfo se separó oficialmente de María Alicia Mazzarin.

Ya en 2002 estaban juntos, pero los medios la veían como a una entusiasta joven adolfista que se posicionaba en la arena política

Se trata de una joven mendocina de 27 años que forma parte del Comando Nacional del puntano, licenciada en administración de empresas, inversionista y muy relacionada con los principales empresarios puntanos. Además ni siquiera tiene afiliación partidaria. Joven, profesional e independiente, quizá el Adolfo haya pensado en ella para la gobernación mendocina”, decían sus seguidores locales, tal como lo reflejó una nota de diario Los Andes de aquella época.