Fincas Sábado, 30 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Gabriel Angulo: “El campo mendocino tiene un atraso tecnológico superior a 20 años”

Afirmó que mientras los pequeños productores de la provincia siguen usando diariamente maquinarias de la década del 70, en Chile y en Europa las consideran reliquias. Afirmó que el financiamiento para tecnologizarse sigue siendo innaccesible. Propuso tasa

Por Jaquelina Jimena - jjimena@losandes.com.ar

La baja tecnologización que poseen pequeños productores vitícolas sigue quitando competitividad frente a hombres de campo de Chile y Europa. Conociendo esta realidad y movilizado por una necesidad tecnológica que le hiciera bajar los costos de cosecha, el productor rural Gabriel Angulo decidió, junto a su socio Luis Skalmec, desarrollar un elevador volcador de blinds, solución tecnológica que se adapta a todo tipo de viñedos incluso parrales y por su formato pequeño puede recorrer zanjas angostas. 

En su charla con Fincas abarcó la ventajas de tecnologizarse, el atraso de maquinaria que aún impera entre los pequeños productores y otra cuenta pendiente: la financiación acorde a las necesidades del pequeño productor. 

-¿Por qué es importante tecnologizar el campo? 

-Por la sencilla razón comercial que permite bajar los costos. Cuando el costo por hectárea es cada vez más alto y el producto, como el vino, cada vez vale menos, es imperativo ser rentable y apostar por la tecnología. Nuestra maquinaria, como también la que hay disponible en el mercado, permite elevar la competitividad, algo fundamental para poder continuar con vida productiva y comercial. Los grandes productores, de otros países como Chile, están tecnológicamente mucho más avanzados que nosotros. Inclusive tenemos productores que vienen de Francia y España que dicen que nosotros estamos trabajando con tecnología que ellos usaron hace más de 20 años. El atraso de maquinaria en algunos aspectos es enorme.

Algunos pequeños pequeños y medianos productores todavía cuentan con tractores del año 1970, o tal vez 1975. Para otros países son reliquias en cambio para nosotros es lo que usamos para trabajar todos los días. Pero obviamente a la hora de poder ser competitivo con el resto del mundo y con respecto a los grandes productores que hay, en la provincia no queda otra que buscar este sistema de cosecha. Pero hay otros inconvenientes.

-¿Como cuáles? 

-La mayoría de los productores poseen plantaciones con muchos años y aún existen parrales. Las grandes maquinarias más tecnológicas vienen más adaptadas para espaldero. Uno de los grandes problemas que tenemos como pequeños productores es que reconvertir y montar un viñedo es muy costoso y al que vive del campo le cuesta bastante afrontar esos precios. Por eso es la idea tener ese tipo de maquinaria más económica que nos ayuda a avanzar tecnológicamente y reducir la problemática que tenemos nosotros.

-El financiamiento bancario ¿es fácil de obtener a la hora de tecnologizarse?

-A veces la operativa se complica. Sobre todo no hemos llegado a un sistema de financiamiento que se pueda adaptar al pequeño y mediano productor. Las grandes empresas trabajan a otro nivel, tienen otro tipo de capitales, pero a las personas que tienen 5 a 10 hectáreas generalmente se complica acceder a este tipo de créditos. En los últimos tiempos hay como una tendencia a buscar una manera y un financiamiento menor pero creo que todavía falta desarrollar un sistema de apalancamiento financiero que se adapte a los pequeños y medianos productores de la provincia. 

-¿Qué características debería tener el crédito para ser más accesible para los productores?

-Hay que modificar las tasas de interés ya que con la inflación que tenemos son muy altas. También ver si se puede subsidiar las tasas y luego modificar el sistema de pago. Muchas veces las entidades financieras te dan a pagar mensualmente y el sistema de la estructura comercial del productor es muy diferente: generalmente uno cosecha, lleva la uva a la bodega y recibe el pago a los 6 meses. Hay que desarrollar un sistema de crédito más acorde al circuito financiero y comercial de los productores.

 

Perfil

Gabriel Angulo (42). Soltero, es productor vitivinícola junto a su socio Luis Skalmec. Llega a la tecnología por una necesidad de resolver la problemática de la cosecha en sus 5 hectáreas ubicadas en El Algarrobal.

“Son uvas de parral”, aclara el joven. Su tiempo libre lo dedica por una parte a las labores de campo y a atender su empresa personal que vende y comercializa productos de limpieza para vehículos. En los últimos dos años y medio ese tiempo libre lo utilizó también para diseñar e idear, junto a su socio, la máquina elevadora de blinds.

“La máquina surgió de mis tiempos libres porque me llevó mucha investigación por Internet analizando los diferentes sistemas y ver cómo funcionaban para luego adaptarlos a la realidad local”, concluyó el joven.