Sociedad Sábado, 13 de enero de 2018

Extravagancia del verano: empanadas de queso y manjar en la costa chilena

Se pueden encontrar en Concón y son ideales para paladares “atrevidos”.

Por Redacción LA

Así como en la costa argentina están haciendo furor los churros de roquefort, las playas chilenas no se quedan atrás con las empanadas de queso y dulce de leche, o manjar, como es conocido ese dulce en estas latitudes.

Alejándose algunos kilómetros del centro de Reñaca, distintos locales de Concón ofrecen esta combinación que llama mucho la atención. Están realizadas con la masa tradicional de la empanda de ese país, fritas y un agregado de azúcar al final.

“Nosotros tenemos más de 30 variedades de empanadas y siempre vamos innovando. Hace cinco años incorporamos la “Dulcinea” la empanada de manjar y queso”, relató Florencia Fernández, de la familia de los dueños de la Casa del Mono, un tradicional local de empanadas ubicado frente a la playa “La Boca”. Para ella se trata de una combinación muy rica y recomendable “Está entre mis favoritas, es súper extraño el gusto, pero hay que atreverse”, remarcó la joven. El precio por unidades es de $1.400 chilenos, unos $40 argentinos.

Ella contó que hay muchos mendocinos que llegan hasta allí para comprar empanadas y reconoció que son pocos los que se animan a probar las agridulces. “Lo que más piden ellos son camarón queso o las de carne”, relató.

En un local vecino llamado Empanadas Don Cangrejo también tienen empandas de queso y manjar. “Son súper ricas y la verdad que se venden mucho, vienen con azúcar en flor”, relataron desde allí.