Arquitectura Lunes, 2 de octubre de 2017

Exteriores inspiradores

Por los materiales y la decoración, espacios como las galerías y pérgolas se han convertido en una extensión del interior de la casa.

Por Lic. Laura Gilabert - Diseñadora de interiores

Estamos comenzando la primavera y los días soleados y más templados son un buen momento para decidir cómo podemos reacondicionar nuestro exterior para poder vivirlo y dejar que fluya hacia el interior, de la casa y de nuestro espíritu. Por eso les voy a dar algunas ideas sobre las diferentes opciones de galerías y pérgolas.

Estos espacios intermedios son una extensión del interior de la casa, gracias a decisiones arquitectónicas o decorativas que apuestan al diseño, estilo y confort. Tanto galerías como pérgolas otorgan gran personalidad al jardín y actúan como nexo entre la casa y el exterior. Generan un espacio de sombra para reunirse a comer y también pueden funcionar como living o un sector dedicado al relax. Además, sirven para proteger la construcción de las acciones de los factores climáticos y del exceso de los rayos ultravioleta (UV) durante los calurosos días de verano.

La diferencia entre la pérgola y la galería es que la segunda está adosada a la vivienda. Antiguamente, rodeaban todo el perímetro de la casa. Ahora se usan para extender el living, y de esa manera evitar un corte rotundo entre el interior y el parque. La pérgola, en cambio, no siempre está adosada a la casa. Suele ubicarse cerca de la pileta o de la parrilla y tiene más relación con el exterior de la casa.

En el caso de necesitar interiores más iluminados, la pérgola permite el paso de luz directa, según la separación de las alfarjías o listones, mientras que la galería en techo queda totalmente ciega. Es decir, no admite el paso de la luz solar directa.

Es muy importante destacar que estas estructuras exteriores deben ser resistentes, duraderas, versátiles y adaptables al estilo arquitectónico de la vivienda y generalmente  están constituidas por pilares, vigas, travesaños y cubiertas (techo).

Las galerías

De metal, chapas, tejas y policarbonato. Los diseños más modernos emplean pilares y vigas metálicas (acero, aluminio) con cubiertas de policarbonato o chapas plásticas antigranizo, que permiten un paso de la luz tenue. Otras recurren a la chapa pintada. Las estructuras de madera con techos de tejas francesas o chapa también son buscadas.

Los tipos de pérgolas 

Además de las pérgolas adosadas al muro de la vivienda están las pérgolas exentas o  independientes. Estas son perfectas para crear un espacio al aire libre o una zona de relax en un rincón especial del jardín.

Las estructuras que generalmente se utilizan son metálicas (de acero y de aluminio) y de madera (natural o laminada). Las cubiertas para dichas estructuras son de caña, que  filtran la claridad y se recomiendan en zonas poco lluviosas, por lo que es una opción ideal para el clima de Mendoza. También las hay de policarbonato, material plástico duro, resistente, ligero, moldeable. Los tablones de madera, toldos, que pueden ser fijos o plegables y por supuesto las cubiertas vegetales, opción decorativa y fresca.

 La decoración
La tendencia de estos espacios es  la integración de lo interior con lo externo; por ello la división de la misma debe ser virtual: dos mesas iguales ubicadas en diferentes sitios, que luego puedan ser unidas, la ubicación de los sillones debe tener la intención de lograr un espacio convocante, en forma de U abierto hacia las mesas, por ejemplo.

Hay otras opciones de muebles para galerías como las mesas expandibles, que son una gran opción para ubicarlas entre la casa y la galería; muebles de jardín de madera resistente, ventiladores de techo con diseños modernos o de ratán y sillones símil mimbre de materiales sintéticos, ideales para estar a la intemperie. Acompañados de géneros  lisos o  con estampados, combinados con almohadones coloridos.

Teniendo en cuenta que los objetos que acompañan al mobiliario pueden variar según el estilo de la casa, se sugieren fanales, faroles de hierro, jaulas de pájaros que encierran flores o velas, teteras o juegos de té antiguos y topiarios (plantas podadas con forma esférica) sobre macetas de madera o cemento.

La idea es que estos espacios intermedios tengan la impronta y  personalidad de quien la habita, junto con la frescura que aportan los jardines, para lograr el espacio ideal de disfrute de estas estaciones que están llegando.