Economía Viernes, 12 de enero de 2018

En 2017 hubo récord histórico de uso de asfalto vial en Argentina

Según datos oficiales, se consumieron 619.260 toneladas de material para la realización de rutas, autopistas y pistas de aeropuertos.

Por Télam

El consumo de asfalto vial alcanzó las 619.260 toneladas en 2017, el mejor año de la historia en despachos de este insumo utilizado exclusivamente en la obra pública, luego de 20 años, informó hoy el Ministerio de Transporte.

Durante 2017 se fueron batiendo mensualmente todos los récords de consumo de asfalto vial -insumo utilizado en rutas, autopistas, pistas de aeropuertos, pavimentación de calles y corredores de Metrobus- hasta que diciembre permitió superar las 555.836 toneladas despachadas en 1998.

La cartera de Transporte afirmó que los avances del plan de infraestructura que lleva adelante "es uno de los factores que más influye en el crecimiento sostenido del consumo de asfalto vial", a lo que se suma el crecimiento también sostenido del consumo de cemento.

En 2017, el despacho de cemento superó en 11,4%, con 12.027.696 toneladas, lo consumido el año anterior con 11.037.224 toneladas. 

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, afirmó que "estas cifras demuestran que Argentina es un país en crecimiento" que permiten "transformar la infraestructura con más empleo, con rutas más seguras, un conurbano con menos calles de tierra".

"Le estamos mejorando la calidad de vida a la gente, conectando a los argentinos de manera más eficiente y segura, haciendo las obras que hay que hacer”, dijo.

En lo que respecta a obras viales, en los últimos dos años ya se terminaron 277 kilómetros de autopista, se pavimentaron 1.350 kilómetros de caminos y se repavimentaron otros 3.500, obras que lleva adelante el Ministerio a través de Vialidad Nacional.

A lo largo de 2017 también se terminaron 20 kilómetros de corredores de Metrobus en la provincia de Buenos Aires y se finalizó, además, la primera etapa del Plan de Pavimentación y Mejoras de Corredores del transporte público en el AMBA. 

Paralelamente se pavimentaron 220 km de calles que eran de tierra o estaban en muy mal estado, por donde circulaba el transporte público, obras que impactan en la movilidad y calidad de vida de 1.3 millones de personas y 84 líneas de colectivos.