Economía Viernes, 12 de enero de 2018 | Edición impresa

En 1 año y medio, ATM ya cerró 3 oficinas

El lunes 15 cesa la de Corralitos, que atiende hasta 100 contribuyentes. Antes, Villa Nueva y Carrodilla. Argumentos oficiales.

Por Miguel Ángel Flores - mflores@losandes.com.ar

“Eficientización de gastos”. Con un eufemismo, ATM (Administración Tributaria Mendoza) define la decisión de recortar su estructura de oficinas zonales como Corralitos (Guaymallén). La boca, en plena zona productiva, atiende 100 contribuyentes diarios, y tras 10 años dejará de operar el lunes 15. Se completa así una tanda de tres sedes desde julio de 2016.

 Luego de emitirse la Resolución 4/18 que dispone discontinuar la atención allí, desde el organismo recaudador descartan un plan sistemático, pero los antecedentes remiten a un año y medio atrás. 

A mediados de 2016, Rentas decidió bajar la persiana de una filial en Villa Nueva. Un par de meses antes había hecho lo propio con la delegación de Carrodilla (Luján) que durante años operó en Paso y avenida San Martín.

En simultáneo con el achique parcial de estructura zonal, ATM está a punto de inaugurar su nueva sede (sería en abril). Y se apoya en la vigencia de su Oficina Virtual (www.atm.mendoza.gov.ar) para justificar la decisión.

En un comunicado, señaló que “esas ventajas (trámites por Internet) conllevaron un análisis de servicios que se prestaban al contribuyente en Corralitos. Con la necesidad de eficientizar el gasto, se estimó necesaria esta decisión sin perjuicio de que en forma presencial se realicen en otros puestos de atención”.

A partir de un contrato de comodato entre la Provincia y la comuna de Guaymallén que cedió el local, la receptoría Corralitos funcionaba desde 2008.

El municipio asumió el costo de servicios básicos, mientras que Rentas se comprometió a absorber 2 empleados y la diferencia del gasto de funcionamiento, como insumos de impresión y telefonía.

Subsisten 23 bocas entre delegaciones (19) y receptorías (4) como la de calle Severo del Castillo, por donde a diario pasan unos 50 contribuyentes, en su mayoría productores que ahora deberán ir a Rodeo de la Cruz (a 10 kilómetros), aunque limitados para pagar. O a Casa de Gobierno, lo que fastidia aún más a quienes van anoticiándose del cierre.

Para Raúl Ruiz, responsable de la oficina, “es normal que la afluencia se duplique con vencimientos de Patentes e Inmobiliario, como en febrero y marzo. Acá hay muchas calles públicas sin identificar y problemas para que los boletos lleguen a los domicilios. Así la gente viene a buscarlos, como también sellar contratos de arrendamiento o aparcería de fincas”.

Pero desde ATM insisten en sus argumentos. “Cada vez son más frecuentes los trámites vía web, donde acceden en forma ágil a un sistema que permite control de cumplimiento fiscal, certificados de exención, emisión de boletos y planes de pago”, consignaron, no sin indicar que quienes “deseen una atención personalizada pueden recurrir a la comunicación telefónica”.

Igual, la realidad lo rebate. Como zona rural, Corralitos tiene problemas de conectividad, y no es raro que, con servidor compartido con el Registro Civil, “se caiga el sistema” cada tanto.