Más Deportes Martes, 13 de febrero de 2018 | Edición impresa

El Tomba tiene unos cimientos firmes

El modelo 2018 de Godoy Cruz se muestra sólido en todas sus líneas y, de esa manera, está cerca de cumplir su meta de clasificar a la copa.

Por Javier Chacón - jchacon@losandes.com.ar

El camino de Godoy Cruz hacia una nueva participación internacional está abierto. El objetivo principal es clasificarse a la Copa Libertadores 2019 y, tras la victoria del domingo frente a Belgrano de Córdoba, quedó más cerca.

Entre los argumentos sin dudas sobresale la fortaleza que hizo del Malvinas Argentinas, donde ganó los siete partidos que disputó como local en la Superliga.

En esta versión 2018 que comanda el entrenador Diego Dabove, el Tomba ganó en solidez defensiva y también eso se convirtió en otro factor determinante para cumplir con la meta.

Si bien en el torneo acumula 16 goles en contra en 15 partidos, un promedio de 1,06 por encuentro, en las últimas cinco presentaciones tan sólo le convirtieron dos veces. Fue en la goleada ante Lanús (4-1) y en el reciente triunfo contra el Pirata (2-1).

Antes, el Expreso había derrotado a Vélez en Liniers, en lo que es la única alegría hasta el momento fuera de Mendoza; festejó ante Chacarita en la reanudación de la Superliga e igualó con Patronato en Paraná, números que acompañan el funcionamiento general del equipo. Como suele decirse, para sumar los tres puntos no solamente basta con marcar goles sino también que no te conviertan. 

Desde que Dabove conduce la nueva versión del Tomba, la defensa sale de memoria con Burián, Abecasis, Viera, Cardona y Angileri. A estos se les sumó Javier Báez ante Patronato, en un cambio de esquema que eligió el DT.

Los cinco han tenido tareas aceptables pero cabe destacar al arquero uruguayo que, después de algunos altibajos en sus primeros partidos en el club, ganó en seguridad.

En los últimos cinco compromisos recibió apenas dos goles en contra, pero respondió en otras situaciones complicadas con mucha sobriedad. Más teniendo en cuenta que no le llegaron en reiteradas ocasiones lo que hace más destacable su labor.

“Cuando te llegan hay que tratar de responder y por suerte lo vengo haciendo bien. Estamos donde queremos pero todavía falta mucho”, le contó a Más Deportes el portero charrúa.

El DT del Expreso fue arquero y trabajó muchos años como entrenador del puesto más difícil del mundo. Sin dudas que su confianza resulta clave para que el ‘1’ tenga mayor tranquilidad, aunque por edad y recorrido esto parezca innecesario. 

Sobre el gol que recibió ante Belgrano, de cabeza a la salida de un córner, Burián explicó y aceptó: “Estaba estipulado marca en zona, pero el jugador (Lema) se paró lejos y entonces debimos estar más cerca. Ése fue el error en la marca. Después lo mejoramos”.

Recordemos, el arquero recibió un par de ofertas cuando comenzó el año, una de ellas de Liga de Quito, pero decidió quedarse en Godoy Cruz.

Su préstamo vence en junio, cuando los dirigentes podrán hacer uso o no de la opción de compra. Uno de los puntos que puede influir en la decisión de los popes es la edad del portero (34 años), aunque para el puesto no es un impedimento. 

El Tomba creó una fortaleza en el estadio Malvinas Argentinas. En lo que va de la Superliga, ningún equipo se ha llevado ni siquiera un punto de su visita a ese reducto.

Esta vez, por la fecha número 15 del torneo, la víctima fue Belgrano de Córdoba, que se volvió a casa con una derrota por 2-1. Y se viene otra prueba de fuego.

Será en el Monumental de River, equipo que no contará con un ex Tomba por acumulación de tarjetas amarillas: Enzo Pérez.

Un partido que puede ser bisagra para las aspiraciones del representativo mendocino ya que no solamente lo puede acercar más a la meta sino, también, terminar de consolidar una estructura sólida.