Mundo Política Jueves, 12 de octubre de 2017

El mejor futbolista de la historia de África sería el nuevo presidente de Liberia

Medios del continente dan a George Weah como ganador del tercer comicio democrático que celebró el país después de la guerra civil.

Por Agencias

Existen personas destinadas a hacer historia, de eso no hay dudas. Si no es así, sería imposible pensar en la vida de George Weah, único Balón de Oro africano (1995) y considerado el mejor jugador de la historia del continente, que ahora podría haberse convertido en presidente de Liberia.

 

Según informó el periódico local The New Dawn y otros medios africanos, el ex futbolista y candidato del partido Congreso para el Cambio Democrático habría resultado electo ganador entre 20 candidatos.

Liberia acudió el último martes a las urnas para elegir al jefe de Estado que sustituirá a la primera y única presidenta de África y ganadora del la nobel de la Paz, Ellen Johnson-Sirleaf. El futuro mandatario encontrará un país sumido en una crisis económica y social provocada por la epidemia de ébola que lo asoló en 2014 y que mató a casi cinco mil personas.

Los colegios electorales acogieron a los 2,2 millones de electores registrados que votaron sin incidentes en el que es el primer traspaso democrático de poderes entre dos presidentes salidos de las urnas desde 1943, y los terceros comicios democráticos que celebra después de la última guerra civil.

Según las últimas encuestas, entre los 20 candidatos a dirigir el país el claro favorito era el actual vicepresidente Joseph Boakai, que encabeza la lista del gobernante Partido de la Unidad (PU). Pero los medios locales dan ganador al popular ex futbolista.

"No aceptaré nada, sino la victoria", dijo el ex futbolista de Milan de 51 años tras emitir su voto. Weah es considerado por la FIFA como mejor jugador africano del siglo XX, y volvió a presentarse a las presidenciales tras ser derrotado en su primera candidatura en 2005. Actualmente es senador.

La Comisión Electoral tiene previsto anunciar los resultados el 25 de octubre. El principal cometido del próximo presidente será mantener la paz en un país que ha sufrido dos guerras civiles (1989-1996 y 1999-2003) que costaron la vida a más de 150.000 personas y que causó centenares de miles de desplazados y refugiados.