Sociedad Domingo, 19 de noviembre de 2017 | Edición impresa

El hombre que mandó el primer e-mail desde Mendoza

En febrero de 1989 era un joven estudiante cuando, junto a un compañero, puso a la provincia en el mapa de lo que aún no se conocía

Por Leonardo Oliva - loliva@losandes.com.ar

Luis Canessa habla con pasión del tema. Se nota que no sólo lo conoce sino que es su vida. La tecnología, y más específicamente las telecomunicaciones, le han dado una carrera internacional -hoy trabaja para el gigante de la aviación Airbus- pero sobre todo le han dejado experiencias imborrables que él atesora no sólo en su memoria sino en un profuso archivo gráfico que no duda en mostrar. 

Entre esos papeles hay uno muy especial, que hoy es un hito histórico olvidado: el primer mensaje de correo electrónico que se envió desde Mendoza. Fue el 22 de febrero de 1989 a las 21.25.

Salió al “ciberespacio” desde la facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo y el destinatario estaba en Estados Unidos. Era Stephen Ruth, un experto en inteligencia artificial que había estado poco tiempo antes aquí incentivando a Luis y a otros jóvenes estudiantes de informática a sumarse a lo que era la prehistoria de internet: la red Bitnet.

En esos días de fines de los ‘80 la web como la conocemos hoy no existía. Lo que sí había era una serie de computadoras de universidades del mundo conectadas a la mencionada Bitnet, a través de la cual los académicos intercambiaban mensajes, archivos, papers y hasta bases de datos.

“La curiosidad a mí me mataba”, reconoce hoy Luis, que vive hace un cuarto de siglo en Estados Unidos y está de visita en la provincia (el viernes dio una conferencia en la Universidad Champagnat). Canessa estuvo en el lugar y el tiempo indicados: mientras estudiaba para analista de sistemas en la Universidad de Mendoza, empezó a trabajar (en 1987) en el laboratorio de informática de Filosofía y Letras, en ese momento el único lugar de Mendoza con las condiciones para ingresar al desconocido mundo de la protointernet.

 

 

“Ahí en 1987 llegaron dos computadoras a la UNCuyo: una IBM y un clon. Era la prehistoria de la PC. En Chile ya estaban usando Bitnet, que era una red para universidades. La Universidad de Chile, usando un enlace que tenía la NASA entre Chile y EEUU, mandaba el correo de un lado a otro. Entonces Ruth nos dijo que nos engancháramos con esa línea. Nos abren una cuenta y el primer e-mail lo mandamos en febrero de 1989, entre este profesor y nosotros, Andrés Rosso y yo”. Así relata Canessa aquel momento fundacional de internet en Mendoza: el primer intercambio de correos electrónicos. 

Hay un papel que atesora parte de esa conversación: “Felicidades de Diana y yo y toda la familia. Tenemos que comunicar una vez cada día.

Recuerdos a todos. me quedé muy asustado y feliz.” (sic), tipeó en un dificultoso español Ruth. Es la respuesta (dos días después) a aquel primer mensaje enviado por Luis y Andrés, aunque la memoria de Canessa no guarda el recuerdo de esas pioneras palabras que entraron al mundo digital desde el oeste argentino. Pero en el mismo papel que guarda como un tesoro sí aparece la dirección desde la que fue enviada -mendoza@uchcecvm- y el asunto (subject): “Comuniw3cacion desde Mendoza t(Luis y Andres” (sic).

“Fue un email muy primario -reconoce-. A la noche íbamos a trabajar con Andrés (Rosso). Se pagaba por minuto, entonces íbamos de noche con un módem de 2.400 baudios, hacíamos una conexión y en vez de tipear teníamos precargados los textos que queríamos enviar para gastar el menos tiempo posible. Mandábamos y recibíamos, y cortábamos”.

 

 

Hay que situarse casi tres décadas atrás para imaginar lo lentas que eran estas comunicaciones: con ese módem primitivo mandar un mensaje sólo de caracteres (no había interfaz gráfica) podía demorar varias horas porque había que hacerlo de a uno y contar con que el enlace de Chile con EEUU estuviera funcionando. Así, podían pasar varios días -o semanas- para tener una respuesta. Era 1989: recién en 1995 nació en la Argentina el uso comercial de internet.

“Cuando empezamos a dar esto como un servicio en la facultad de Filosofía aparecieron más profesores que querían mandar mails. El mail era una estructura de caracteres pero también existía uno más estructurado. Si uno, por ejemplo, quería hacer una búsqueda en una base de datos y enviaba el texto con un formato especial para hacer esto. Eso iba a la computadora donde estaba la base de datos, hacía la búsqueda y de vuelta te mandaba la respuesta”, explica Luis el funcionamiento de este sistema que sería un buen antecesor de Google.

“El concepto de red de internet todavía no existía. El concepto era que el conocimiento de las personas estaba en la cabeza del que lo está haciendo. Entonces, si esta persona tenía alguna información importante, la podía mandar al grupo de discusión por correo y alguien aportaba, o te mandaba un paper o algo por el estilo”, grafica Luis para explicar el uso académico que constituyó el origen de lo que hoy conocemos como internet.

 

Perfil

Luis J. Canessa tiene 53 años, está casado y tiene 3 hijos.
Se recibió como Analista de Sistemas en 1992 en la Universidad de Mendoza.

Desde 1987 participó en el pionero Ateneo de Informática de la facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo, desde donde se estableció la primera conexión a internet en Mendoza.

En 1991, ya desde el Rectorado, creó y fue el primer director del Nodo Informático de la UNCuyo.

Después, en 1993, se fue a trabajar a Buenos Aires y en 1999 se instaló en Estados Unidos. Allí, entre otras empresas, trabajó en Nortel y Motorola.

Actualmente lo hace para Airbus en la división que desarrolla aviones de guerra y cohetes, como los Exocet que usó la aviación argentina en Malvinas.