Más Deportes Domingo, 14 de enero de 2018 | Edición impresa

El camión continúa siendo lo mejor

Villagra y los mendocinos Yacopini y Torlaschi finalizaron segundos y se ubican en ese mismo puesto de la general.

Por Redacción LA

El trío que tripula el Iveco del Equipo YPF Infinia Diesel, Federico Villagra y los mendocinos Adrián Yacopini y Ricardo Torlaschi, terminó segundo en el tramo especial que se desarrolló entre La Paz y Uyuni y continúa como escolta del equipo que comanda Eduard Nikolaev en la clasificación general, a 49’47’’. En tanto que Tib Van Genugten, Bernard Der Kinderen y Peter Willemsen fueron vencedores de la séptima jornada. Los argentinos completaron el especial en 4 h 12’41’ y finalizaron a 2’01’ de su compañero de equipo en el De Rooy, Van Genugten, quien se adjudicó su primer triunfo. En el tercer puesto arribó el Kamaz de Nikolaev, quien sigue al frente de la general, por lo que Villagra se ubica a 49’47’’. 

En cuanto a la categoría autos, los mendocinos volvieron a mostrar cierta regularidad que les permitió también achicar algunos minutos en la general. Carlos Sainz (Peugeot) pasó a comandar el Rally Dakar al ganar la séptima etapa en territorio boliviano, y aprovechar una avería técnica del coche de su compañero de equipo, el francés Stephane Peterhansel. Para recorrer los 425 km cronometrados, el español empleó 4 h 24’23’’, dominando por 11’21’’ al sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) y por 13’51’’ al tercero, el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota). En tanto que uno de nuestros créditos, Lucio Álvarez, arribó en la sexta ubicación, a 28’49’’ del vencedor.

De esta manera el piloto oriundo de San Rafael, del equipo Overdrive Toyota, volvió a trepar a la décima posición de la general, a 5 h 14’16’’ de Sainz. En tanto los también mendocinos, con otra Toyota Hilux, arribaron en la posición 14° a 1 hora 16 minutos y 25 segundos del español. Hablamos de Alejandro Yacopini y Marco Scopinaro, quienes se encuentran en el puesto 14 de la clasificación general. Al finalizar la etapa de ayer, Scopinaro expresaba: “Completamos una nueva etapa y por supuesto estamos muy contentos. Fue un día difícil, como todos en este Dakar. Entramos en la segunda semana de la competencia y cada vez estamos más cerca de nuestras casas. Seguimos avanzando con buen ritmo”. 

Un desperfecto en el Peugeot de Peterhansel, producido en el km 186, cuando sufrió la rotura del triángulo de suspensión, ocasionó una demora de una hora y 43’. De esta forma, Sainz aprovechó la contingencia para pasar a comandar la clasificación, con un tiempo acumulado de 21 h 41’38’’, con una diferencia de 1 h 11’29’’ sobre Al-Attiyah y de 1 h 20’54’’ de ventaja sobre el sudafricano De Villiers, quien está tercero en la general. 

Mientras, en la división motos, el francés Adrien Van Beveren (Yamaha) comanda la clasificación general, con 4’45’’ de ventaja sobre el salteño Kevin Benavides (Honda), que ayer llegó tercero en la etapa, a 8’02’’ del español Joan Barreda Bort (Honda), cuya continuidad en la prueba quedó en duda, a partir de una dura caída que sufrió en el último tramo y que le reportó un fuerte esguince en la rodilla izquierda. 

Todos los abandonos. Fueron 82 máquinas, de las 335 que largaron en Lima, las que no pudieron completar el primer tramo de la 40ª edición del Dakar: 29 motos, 8 quads, 30 autos, un UTV y 14 camiones debieron emprender anticipadamente el regreso.

Así continúa. La octava etapa se correrá hoy entre Uyuni-Tupiza, en el sur de Bolivia, bajo la modalidad maratón y sin asistencia técnica. Será la más larga de esta edición 2018 del Dakar con 498 kilómetros cronometrados.