Policiales Viernes, 13 de octubre de 2017 | Edición impresa

El acusado de un asesinato contó cómo “trabajaba” la banda

Uno de los imputados por el homicidio de Antonio Verdugo relató ante los jueces el mecanismo de la gavilla.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

La banda que habría participado en el asesinato de Antonio Verdugo Sepúlveda (36) quedó muy comprometida luego de que uno de sus integrantes declarara en el juicio que se está realizando en la Tercera Cámara del Crimen.

Ayer, en horas de la siesta, Gustavo Rojas (19) decidió volver a declarar y explicó no sólo cuál fue el rol que realizaron su hermano Ángel (24), Roberto Rolando Pereyra (28) y Ariel Argota (28) sino que señaló a otro participante del crimen que fue sobreseído.

La declaración de Gustavo Rojas sonó verosímil porque dio detalles precisos que solamente puede saber alguien que estuvo en el lugar del hecho.

Cristian Verdugo fue asesinado en la noche del 16 de enero de 2016 en una vivienda del loteo Los Olmos, ubicado en Almirante Brown al 2.900 de Vistalba.

Los sospechosos están imputados por  homicidio criminis y robo en poblado y en banda, agravado por el uso de arma de fuego, delito que tiene pena de prisión perpetua. 

“El Jefe”

Según contó Gustavo Rojas, Argota era el jefe de la banda y Pereyra se encargada de buscar a algunos jóvenes para que los acompañaran a realizar robos domiciliarios, algunos de los cuales también son juzgados por la Tercera Cámara y otros que aún están en la etapa de instrucción.

En relación al golpe que terminó con la vida de Verdugo, el imputado explicó que llegaron al loteo en el auto de Argota que se quedó en el vehículos mientras él, su hermano, Pereyra y Morales se bajaron.

Luego Pereyra cortó la tela perimetral del lote 40 y entró junto con Angel Rojas y Morales, en tanto que él se quedó afuera oficiando de "campana".

Minutos más tarde, salió Pereyra y le entregó una mochila con todos los objetos que le robaron a los dueños de casa: un par de computadoras, dos smartphones, ropa y un poco de dinero.

Relato detenido

Siempre según la versión de Rojas, Pereyra volvió a entrar y es allí donde el relato se detiene porque el hombre no pudo ver cómo sus amigos rompían la tela perimetral de la casa colindante donde estaba en el patio Verdugo con un amigo, preparando un asado.

Rojas explicó que Pereyra y Morales fueron los que se bajaron armados. Pero luego Angel Rojas, en una declaración anterior, dijo que le disparó a Verdugo pero de forma accidental.

Los camaristas Laura Guajardo, Eduardo Martearena y Diego Lusverti determinaron que el debate continúe la semana que viene, cuando se escuchen los últimos testigos.