Mundo Viernes, 13 de octubre de 2017 | Edición impresa

EEUU e Israel se van de la Unesco, contrariados por el tema palestino

Es por considerar a Palestina como un Estado y a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén como patrimonio del Islam.

Por Redacción LA

Estados Unidos e Israel anunciaron ayer su retiro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, en inglés), acusándola de antiisraelí, lo que provocó críticas en la institución.

Tras varios años de tensiones con la Unesco, con sede en París y actualmente en proceso de elección de un nuevo director general, la portavoz del departamento de Estado norteamericano, Heather Nauert, anunció que Washington prevé dejar la organización.

“Esta decisión no se tomó a la ligera, y refleja la preocupación de Estados Unidos con los crecientes atrasos en los pagos de las contribuciones a la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización, y el continuo sesgo contra Israel”, dijo Nauert.

La salida de EEUU se hará efectiva el 31 de diciembre de 2018, en acuerdo con las normas constitutivas de la Unesco, añadió el texto.

Poco después del anuncio de Washington, Israel indicó por su parte que también iba a abandonar la institución, que calificó de “teatro del absurdo donde se deforma la historia en lugar de preservarla”.

“Entramos en una nueva era en las Naciones Unidas: la era en que, cuando se discrimine a Israel, habrá que asumir las consecuencias”, señaló el embajador israelí ante la ONU, Danny Danon.

EEUU ya había advertido, a principios de julio, que revisaría sus relaciones con la Unesco, tras tachar de “afrenta a la historia” su decisión de declarar al casco antiguo de Hebrón, en Cisjordania ocupada, “zona protegida” del patrimonio mundial. 

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, afirmó en aquel entonces que esta iniciativa “desacredita todavía más a una agencia de la ONU ya altamente discutible”.

EEUU ya había abandonado la Unesco entre 1984 y 2003, después de que el entonces presidente Ronald Reagan acusara a la organización de realizar una mala gestión financiera y de mantener un sesgo antiestadounidense en algunas de sus políticas. 

El país volvió a integrar la organización en octubre de 2003, cuando era presidente George W. Bush, pero en 2011 suspendió su participación financiera a raíz de la admisión de Palestina como Estado miembro. 

 

"Entramos en la era en que, cuando se discrimina a Israel, habrá que asumir las consecuencias.” - Danny Danon, embajador israelí en la ONU.

 

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, afirmó ayer: “Lamento profundamente la decisión de los Estados Unidos  de retirarse de la Unesco, de la que recibí la notificación oficial mediante una carta del secretario de Estado norteameriano Rex Tillerson”, dijo Bokova. 

“La universalidad es esencial para la misión de la Unesco, para construir la paz y la seguridad internacionales frente al odio y la violencia, con la defensa de los Derechos Humanos y de la dignidad humana”, agregó Bokova. “Es una pérdida para la familia de Naciones Unidas. Es una pérdida para el multilateralismo”, comentó la responsable.

En su comunicado, Bokova mencionó una serie de medidas tomadas por la Unesco en colaboración con EEUU para combatir el antisemitismo.

“Juntos pudimos trabajar con el difunto Samuel Pisar, embajador honorario y enviado especial para la enseñanza del Holocausto, con el fin de compartir la historia del Holocausto para luchar contra el antisemitismo y evitar genocidios, con la Cátedra Unesco para la Educación en el Genocidio en la Universidad del Sur de California y con la consagrada a la alfabetización en la Universidad de Pensilvania”, señaló la directiva.

A estas reprobaciones se sumaron Francia, donde se encuentra la sede de la Unesco y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que subrayó “el destacado papel de Estados Unidos en la Unesco desde su fundación”, en 1946. Moscú también lamentó “una triste noticia”.

Los anuncios de EEUU e Israel intervienen en un momento decisivo de la elección del sucesor de Irina Bokova, en medio de importantes tensiones políticas.

En una cuarta ronda de votaciones ayer por la noche, los 58 países miembros del consejo ejecutivo sólo consiguieron designar a uno de los dos finalistas a suceder a Bokova, el catarí Hamad bin Abdulaziz Al Kawari, que obtuvo 22 votos.

Llegaron en segunda posición, con 18 votos cada uno, el candidato egipcio Mushira Khattab y la francesa Audrey Azoulay. Hoy, desde las 9 de la mañana hora argentina, un nuevo voto determinará quién de los dos será el otro finalista. Agencias