Mundo Jueves, 12 de octubre de 2017 | Edición impresa

Dos presos almorzaron con el Papa y luego se fugaron

Francisco recibió a 20 reos en la catedral de San Petronio, y en un descuido un par de ellos huyó de los guardias.

Por CC

La gran emoción por el almuerzo junto al papa Francisco en la iglesia de San Petronio, en Bolonia, les debe haber pasado rápidamente. Lo demuestra el hecho de que dos de los veinte detenidos que se sentaron a la mesa del Pontífice, colocada en la basílica durante la visita del Santo Padre del 1° octubre, pensaron que era mejor fugarse que rezar una plegaria con el Papa argentino.

Y aprovechando un descuido de los guardias, se perdieron los rastros de los dos, que se fugaron en medio del almuerzo y después de escuchar al Papa recitar el Ángelus en la Plaza Mayor de la ciudad.

El Vaticano informó que el papa Francisco presta una atención especial a la situación de los presos, y acostumbra a reunirse con grupos de reos durante sus viajes dentro y fuera de Italia. Y que a pesar de este hecho, no dejará de hacerlo.

Sobre la evasión rige la más estricta reserva de los investigadores porque se trata de un hecho evidentemente embarazoso. Los dos fugados, ambos napolitanos, estaban detenidos en la Casa de Trabajo y Reclusión de Castelfranco Emilia, en el Modenese, una estructura para la reinserción social, alternativa a la cárcel dura y dividida en dos secciones: una para los toxicodependientes y otra para los "internados", o sea los reos sujetos a una vigilancia especial por ser considerados socialmente peligrosos. Los fugados estaban en esta sección y los informes sobre ellos eran reiteradamente negativos.

 

 

Jugó al metegol

Los detenidos, que arribaron para almorzar con el Papa eran veinte y todos partieron desde Castelfranco, donde están recluidos. La comitiva también estaba integrada por un capellán, un grupo de voluntarios de la parroquia y un minúsculo grupo de guardias, lo que demostraba la poca vigilancia que tienen los detenidos en esa estructura.

Después del Ángelus de Francisco llegó el almuerzo. El mismo incluía lasagna, bife y torta de arroz. Todo bien, lástima que los guardias, antes de los postres, se dieron cuenta que les faltaban los dos reos napolitanos.

Nadie le dijo nada al Papa sobre la situación. Y el Pontífice, ignorante de todo, continuó con su visita a Bolonia. Después del almuerzo fue a una manifestación en Plaza San Doménico y cerró la jornada con el gran acto en el estadio de fútbol de la ciudad, ante 40.000 personas.

Los presos volvieron a su reclusión en Castelfranco con dos integrantes menos. De ellos, desde hace diez días no se sabe nada. 

 

 

Ya tiene 40 millones de seguidores en Twitter

La cuenta de Twitter del Papa Francisco en nueve idiomas, @Pontifex, superó en estas horas los 40 millones de seguidores. El resultado se alcanza a pocas semanas del quinto aniversario de la apertura de la cuenta pontificia, el 12 de diciembre de 2012, por voluntad de Benedicto XVI.

Cada día, a través de sus tuits, el papa Francisco “se hace próximo al hombre también en las redes sociales, a veces ofreciendo un pensamiento espiritual, recordando la figura del santo del día, otras veces compartiendo con sus seguidores una reflexión sobre los acontecimientos de gran significado para la comunidad internacional”.

El interés hacia la palabra del Papa en Twitter no sufrió deterioro en estos años. Incluso en los últimos 12 meses sus seguidores crecieron en más de nueve millones, demostrando la constante atención de la gente (personas comunes, cristianas o no, líderes políticos, exponentes de la cultura) por los tuits pontificios.

La presencia en primera persona del papa Francisco en las redes se ve acompañada por numerosos pronunciamientos sobre la misión de los cristianos en el “continente digital”.

En ocasión de su primer Mensaje por la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, publicado el 24 de enero de 2014, Jorge Bergoglio afirmaba que “la red digital puede ser un lugar rico en humanidad, no una red de hilos sino de personas humanas”.

Con más de 40 millones de seguidores en Twitter, Francisco está próximo a alcanzar los cinco millones de seguidores en Instagram, la red social de imágenes.