Más Deportes Sábado, 7 de octubre de 2017

Desempeños admirables de dos mendocinos en el Ironman 70.3 de Cozumel

Nicolás Chabán y Guillermo Martínez fueron los únicos triatletas de Mendoza entre 1400 competidores de la prueba física disputada en México.

Por Analía Cuccia Baidal- acuccia@losandes.com.ar

Dos triatletistas mendocinos nos representaron en el Ironman 70.3 (media distancia) de Cozumel en México y tuvieron desempeños más que positivos. Fueron los únicos representantes provinciales entre 1.400 competidores provenientes de 46 países que quisieron ponerse a prueba.

Nicolás Chabán y Guillermo Martínez fueron parte de los 21 argentinos que participaron en este desafío físico y de resistencia que incluye amplias distancias y tres diciplinas que prueban la fuerza y la voluntad además de la capacidad de no dejarse vencer ante la adversidad del terreno, el clima y el cronómetro.

Nicolás Chabán dialogó con Más Deportes para contar cómo fue la experiencia de su debut en media distancia y en condiciones climáticas poco habituales para un mendocino. El desafío Ironman en La Riviera Maya tiene la particularidad de tener 44 grados de sensación térmica y 100 por ciento de humedad.

 

 

“Hubo tramos en los que costó respirar por el calor agobiante”, expresó el triatlonista al abrir la charla.

Chabán logró un tiempo total de 5 horas 33 minutos y 1 segundo, ubicándose 248 en los puestos por género, 299 en la general y 55 en su categoría (40-44 años).

Mientras que su compañero logró superarlo alcanzando un registro de 5 horas 29 minutos y 14 segundos para quedar 50 en la misma categoría, 215 en su género y 251 en la general.

 

En total estos mendocinos completaron 1,9 km nadando, 90 km de ciclismo y 21 km corriendo para lograr medallas finisher.

 

“Como primera experiencia fue excelente. Muchos nervios, muchas ansiedad, pero una vez que comencé a nadar me relajé y me enfoqué en la carrera a full. Para mí la natación fue muy dura ya que hace casi dos meses tuve una lesión en mi hombro y tengo una operación pendiente. Así que el dolor fue constante todo el tramo. Una vez en la bici, que es lo que más me gusta, me sentí muy cómodo. Es un circuito casi plano pero con un tramo de mucho viento. En un momento tuvimos lluvia y nos obligó a bajar la velocidad. De hecho hubo varias caídas y accidentados", explicó el deportista.

 

 

Y continuó: "En el trote comencé con un buen ritmo pero entre los 3 y 5 kilómetros el calor fue muy fuerte, con temperaturas casi de 44 grados y 100 por ciento de humedad. Eso hizo muy difícil poder correr para lo que uno se había preparado, siempre cuidando de no deshidratarme y mantenerme con un paso constante. Muchos triatletas se desmayaron y caminaron por el calor sofocante. Parecía que el piso se prendía fuego. Ya en los últimos kilómetros me enfoqué en levantar la velocidad y cuando vi la meta fue una sensación muy gratificante. Muy emocionante”, contó Nicolás.

En cuanto al balance, Chabán expresó: "Fue más que positivo, por ser mi primer Ironman 70.3 y por ser uno de los dos mendocinos en la carrera de distancia completa individual. Guillermo ya tuvo una experiencia anterior”, concluyó.

Esto fue el inicio de algo mayor para estos deportistas ya que el 26 de noviembre próximo serán parte del equipo mendocino integrado por 12 triatletas que competirá en el Full Ironman también en la isla de Cozumel, el que será la prueba más exigente en la agenda anual de estos deportistas de alto rendimiento.