Policiales Miércoles, 6 de diciembre de 2017 | Edición impresa

Dos escribanas fueron imputadas por varias estafas

De acuerdo con la investigación, la “organización operaba en escribanías del Centro de Maipú y de Ciudad.

Por Eduardo Luis Ayassa / eayassa@losandes.com.ar

Una reiterada estafa quedó al descubierto en estos días, cuando la fiscal Susana Muscianisi cerró el círculo con la imputación contra Marcelo Rabel Cantos, considerado el cerebro de la organización y jefe de una asociación ilícita que está prófugo y las escribanas Claudia Módica y Andrea Marún. 

La primera ya fue imputada y, después de ser detenida, recuperó la libertad bajo una fianza de $ 300 mil por cada estafa, lo que lleva la caución a $ 1.800.000. Además Módica, que se encontraba inhabilitada para ejercer la profesión, como Marún, deberán presentarse ante la fiscalía mientras dure el proceso.

La trama 

Según la pesquisa, Rabel Cantos era el encargado de individualizar propiedades en Mendoza cuyos dueños habían fallecido y con procesos sucesorios abiertos.

Después publicaba su venta a través de comisionistas que trabajaban en la escribanía Módica, quien confeccionaba poderes especiales "post mortem", adulterando contenidos y sellados, en nombre de los titulares y a favor de los miembros de la organización.

Así descripta la ilegalidad de las operatorias, para la fiscal, la "estructura delictiva" está conformada por Rabel como jefe, Módica y Marún, las funcionarias que certificaban, dando apariencia de legalidad a las operaciones y aportaban conocimientos técnicos a los fines de hacer inducir a error no sólo a los compradores sino a otros notarios públicos.

La organización operaba en las escribanías de 60 Granaderos al 120, de Maipú y San Martín 1342 de Ciudad.

La instrucción llevada a cabo por la fiscal al hablar del propósito delictivo, señala que "era y es el enriquecimiento de cada uno de sus miembros a través de la comisión de los siguientes delitos: estafa, uso de instrumentos públicos falsos y falsedad ideológica, delitos que terminaron siendo concretados con un perjuicio económico de los adquirentes por más de $ 5.300.000.

Según el expediente, por estas maniobras se han visto comprometidas, por lo menos y hasta ahora denunciadas, 10 operaciones de compra-venta de propiedades ubicadas en los departamentos de Guaymallén, Godoy Cruz y Ciudad.