Más Deportes Jueves, 7 de diciembre de 2017 | Edición impresa

Dependiente de su propia historia

Independiente quedó a un paso de volver a levantar un trofeo internacional al vencer a Flamengo por 2 a 1.

Por Redacción LA

Independiente se recuperó a tiempo por el gol tempranero que recibió, le ganó 2 a 1 a Flamengo en el estadio Libertadores de América y llega muy bien perfilado para la revancha del próximo miércoles en el mítico Maracaná.

Por la primera final de la Copa Sudamericana, Réver, con un soberbio cabezazo a los 8 minutos del primer tiempo, le dio la ventaja parcial al equipo brasileño. Emmanuel Gigliotti a los 26’ de la misma etapa, tras una jugada colectiva maravillosa, puso el empate; mientras, Maximiliano Meza, con una gran volea a los 7’ del complemento, decretó el triunfo final de los dirigidos por Ariel Holan.

El título se definirá el próximo miércoles en el mítico Estadio Maracaná de Río de Janeiro, donde los fanáticos del Rojo tendrán cerca de seis mil localidades a disposición.

El marcador se quedó corto, porque los dos equipos contaron con muchas situaciones más para anotar. A los 15’, el Rojo tuvo la chance más clara: Maximiliano Meza realizó una gran maniobra por derecha, envió el centro al corazón del área y, tras un rebote, remató Sánchez Miño al gol. Sin embargo justo alcanzaron a despejar.

A los 20’, Flamengo respondió con un centro picante de Diego que desvió Juan ante la salida de Campaña y la pelota salió por un costado. Un minuto después, el equipo de Ariel Holan tuvo la oportunidad con un centro de Benítez que justo despejó de cabeza William Arao; y a los 26’, un buen tiro libre de Gastón Silva que tapó abajo César.

Hasta este momento se dio un partido de ida y vuelta, pero Independiente merecía el empate. El gol llegó tras una estupenda jugada colectiva que comenzó en los pies de Nicolás Tagliafico y diez segundos después, y tras cinco toques precisos, Emmanuel Gigliotti marcó la igualdad. El Puma es el goleador de Independiente en la Copa Sudamericana con cuatro goles.

En el complemento, el equipo local siguió con la misma tónica: presionó en campo contrario, atacó con mucha gente y marcó rápido el segundo gol. A los 7’, Maximiliano Meza le dio la ventaja al equipo con una volea letal que dejó sin reacción al arquero César. Pudo aumentar tras un gran contragolpe iniciado por Benítez, uno de los mejores jugadores del Rojo, pero el remate de Barco salió apenas desviado.

Los quince minutos finales, Independiente acusó el impacto físico de semejante desgaste y sufrió algunos desacoples defensivos que pudieron traerle algún gol en contra. A cinco del final, Amorebieta cortó un ataque de Flamengo que tenía destino de gol y se ganó la tarjeta amarilla.

Aunque fue un triunfo ajustado, Independiente viajará ilusionado a Brasil con levantar un nuevo trofeo internacional. El último fue justamente ante un equipo brasileño y por el mismo certamen actual: el Goiás por la Copa Sudamericana 2010.