Sociedad Lunes, 12 de febrero de 2018

"Débora Pérez Volpin no estaba sana", aseguró el abogado del endoscopista

El defensor detalló el accionar del médico gastroenterólogo que atendió a la periodista minutos antes de su inesperada muerte.

Por Redacción LA

A casi una semana de la inesperada muerte de la periodista Débora Pérez Volpin, se conoció la versión del endoscopista que la atendió, Diego Ariel Bialolenkier, a través de su abogado. “La paciente no estaba sana”, aseguró, en referencia a la fallecida.

Las declaraciones se conocen horas más tarde de que el abogado de la familia de Pérez Volpin, Diego Pirota, asegurara que "nada del cuadro  de salud descripto en la versión del sanatorio se informó a la familia de Débora y, en especial, no figura en la historia clínica que forma parte de la causa". 

“El endoscopio tiene un caño flexible, no tiene filos, es pequeño, por lo que las posibilidades de dañar son remotas”, detalló Isaac Churba, el representante del médico gastroenterólogo, que le estaba realizando el estudio a Pérez Volpin cuando murió el martes pasado en el sanatorio La Trinidad.

 

Si bien en un primer momento la anestesista de la clínica que intervino en la endoscopía se autoimputó, el abogado explicó por qué la situación de su defendido es distinta. “Los anestesistas tienen una organización corporativizada, una vez producido el deceso le ponen un abogado”, señaló.

"Como cualquier ciudadano común, el endoscopista tiene que buscar un abogado de confianza, lo que le llevó 48 o 72 horas", detalló el letrado, quien agregó que Bialolankier “está recuperando el equilibrio, está shockeado, luego de una situación en la que un paciente pierde la vida en el marco de una intervención, ya que él fue formado para curar”.

Acerca del estado de salud de Pérez Volpin, quien según fuentes de la clínica arrastraba un “cuadro complejo abdominal hace tres semanas”, Churba insitió en que la legisladora porteña ingresó con una “patología hepática a la clínica, no estaba sana y, por eso, quedó internada”.

Sin embargo, prefirió no aportar mayores detalles de la investigación. “No hemos tenido acceso a la causa, ya que la designación fue el viernes”, sostuvo.

"Débora Pérez Volpin era muy querida. Eso genera mucha ansiedad. Pero hay que ser claros y esperar. Lo que se diga, hasta hoy, son conjeturas", indicó el abogado del endoscopista.