Turismo Domingo, 14 de enero de 2018 | Edición impresa

Cuidar la salud en verano

Consumir frutas, verduras, hidratarse continuamente y mantener la cadena de frío de los alimentos contribuye a prevenir enfermedades.

Por Redacción LA

Durante el verano, con las altas temperaturas, aumentan las probabilidades de padecer deshidratación y algunas enfermedades. Especialmente los bebés, niños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas son más propensos a sufrir cuadros como intoxicaciones, diarreas y el síndrome urémico hemolítico.

Se debe tener en cuenta que, debido al calor, tenemos mayores posibilidades de deshidratarnos. Por ello es recomendable beber una mayor cantidad de líquido y priorizar el consumo de alimentos frescos, en particular verduras y frutas, ya que son ricas en agua, vitaminas y minerales y sirven para rehidratarse. Sobre todo aprovechar los frutos de estación.

También es muy importante poner especial cuidado en el manejo y consumo de los alimentos, respetar la cadena de frío y evitar la exposición de los productos al calor para que no se deterioren y se prevengan enfermedades e intoxicaciones.

Además, se aconseja durante los días de calor no sobrecargar el trabajo digestivo con platos calientes, pesados e hipercalóricos típicos de la época invernal.

Es recomendable evitar las grasas y, en lo posible, elegir quesos y cortes magros de carne. Por otro lado, se aconseja que todos aquellos alimentos enlatados sean ingeridos eventualmente.

Sin embargo, los alimentos básicos como los cereales, lácteos, carnes y aceites no deben eliminarse de la dieta. Cada uno de ellos aporta un componente primordial para una buena nutrición, ya sea calcio, hierro o proteínas, y no se debe descuidar ningún aspecto.

Hidratación: respecto de los líquidos, es recomendable tomar no menos de 2 litros a lo largo del día en sus variantes de agua con o sin gas, jugos y licuados naturales de frutas o verduras.

Hay que tener en cuenta que la sed se presenta cuando ya existe cierto grado de deshidratación, por lo cual es indispensable anticiparse a la sensación de sed.

Ante las altas temperaturas, conviene reducir el consumo de bebidas alcohólicas y cafeína e infusiones y comidas muy calientes, debido a que suelen poseer alto contenido en sodio.

Alimentarnos en la playa

Te proponemos una gran variedad de platos y ensaladas para poder armar viandas saludables y llevarlas a la playa, pileta o donde estés descansando.

Sandwich de pan árabe sin tostar con quesos compactos magros con atún al natural y vegetales como lechuga, tomate, ají morrón, zanahoria, etc.

Ensaladas de todos los colores con el agregado de arroz integral, choclo, papa, batata, o con fideos secos cocidos al dente. 

Salpicón de atún al natural (lechuga, tomate, zanahoria, arvejas, chauchas con atún al natural).

Ensalada Waldorf con pollo. Pollo sin piel, palmitos, blanco de apio, manzana verde, naranja, 3 nueces picadas.

Ensalada gourmet: Espárragos, apio, manzana verde, jamón cocido (1 ó 2 tajadas), queso compacto magro

Ensalada primavera: Zanahoria, remolacha, lechuga, manzana ácida, con pollo sin piel

Ensalada con legumbres: Repollo, zanahoria y lentejas.

Ensalada multicolor: Ají verde, repollo, zanahoria, hinojo, brotes de soja, porotos negros.

Ensalada oriental: Zanahoria hervida, arroz integral, pollo sin piel.

Ensalada de arroz y vegetales: arroz integral, jamón cocido (1 feta), 1 huevo duro, ají morrón verde y rojo, remolacha, tomate, cebolla, pepinitos en vinagre.

Ensalada francesa: pollo sin piel o fiambre de pavita (2 fetas), champiñones, pimiento verde, zanahoria.

Ensalada agridulce: atún al natural (1/2 lata chica), ananá (1 rodaja), 2 nueces picadas, lechuga, cebolla, repollo, zanahoria, arvejas.

Ensalada agridulce con arroz: Arroz, ají morrón, tomate, zanahoria, manzana licuada con vinagre, sal y jengibre.

Ensalada Wolf: Cebolla, tomate, pepino, rabanito, zanahoria, choclo, 3 almendras. Se puede acompañar con 2 fetas de jamón cocido.

Ensalada Alice: Repollo colorado, tomate cherry, ají morrón, cebolla, arvejas frescas, palmitos, choclo, 3 nueces, queso compacto magro, manzana, durazno.

 Cabe destacar que la condimentación de los platos es necesario hacerla en el momento en que se va a consumir los alimentos. En lo posible, evitar las mayonesas y agregar 1 cucharadita de aceite y vinagre (tamaño de las de té).

De postre, recomendamos llevar frutas frescas como ser manzanas, naranjas (con cáscara), frutillas, banana no madura, etc. / Por la Dra. Virginia Busnelli (MN 110351), Médica especialista en Nutrición.