Policiales Jueves, 11 de enero de 2018

Crimen de Julieta González: mañana declara Andrés Di Cesare

Se trata del único imputado por uno de los tres femicidios ocurridos en la primavera de 2016.

Por Redacción LA

En plena feria judicial, mañana declarará Andrés Salvador Di Cesare (23), el hijo del empresario de transporte que está acusado de haber asesinado a Julieta González (21), víctima de uno de los tres femicidios que conmocionaron la provincia en la primavera de 2016.

El sospechoso había pedido declarar en diciembre pasado pero la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, investigadora del caso, no aceptó el pedido realizado por sus defensores, los abogados  Roberto Godoy Lemos y Fernando Lúquez

Los letrados, entonces solicitaron a la jueza de Garantías Érica Sánchez  que permitiera que el joven Di Cesare declare. Así, el 28 de diciembre, en una audiencia, la jueza se convino en que el sospechoso declare por primera vez.

Nada se sabe de la nueva estrategia de los abogados defensores, ni siquiera si la fiscal le podrá realizar preguntas o si bien el detenido solo se referirá a alguna parte del escabroso hecho.

Primavera negra

En setiembre de 2016, Mendoza fue noticia nacional cuando se conocieron tres femicidios: Janet Zapata, asesinada por 15 mil pesos; Ayelén Arroyo, que, pese a haber denunciado a su padre, éste terminó matándola, y Julieta González, cuya desaparición de su casa en Maipú fue denunciada el Día de la Primavera, hasta que una semana después su  cuerpo fue encontrado en un descampado detrás de la cárcel de Almafuerte, en Cacheuta.

Diez días después fue detenido Andrés Di Cesare, hijo de un reconocido empresario del transporte con domicilio en Maipú, que según la investigación había mantenido una relación sentimental con la joven.

Más allá de ello, analizado su teléfono celular y la computadora personal, se comprobó que había mantenido contacto con la víctima, sumado a que después del crimen buscó en las páginas de internet cómo borrar rastros de ADN y también cómo hacer desaparecer un cadáver.

Además luego se encontraron dos  pruebas contundentes e irrefutables. manchas de sangre encontradas en el Ford Fiesta Kinetic del joven, que tras ser analizadas se determinó correspondían a sangre de la vcitima, y la segunda prueba: restos de piel encontrados bajo las uñas de la chica , tras un análisis de ADN, se comprobó pertenecían