Salud Martes, 3 de octubre de 2017

Con la llegada del verano, aumenta la sudoración excesiva

La hiperhidrosis genera complicaciones a una parte importante de la población.

La sudoración extrema es un problema que afecta las relaciones sociales, laborales e íntimas de las personas. Más del 70% de las personas que sudan en forma excesiva tienen problemas emocionales y se sienten excluidas de su vida social porque sienten vergüenza, reveló un informe médico.

Un estudio realizado en Alemania y difundido por la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) advirtió sobre los daños psíquicos que provoca una enfermedad que se denomina “hiperhidrosis” y que se caracteriza por provocar un sudor excesivo en quienes la padecen. Las personas que sufren sudor en exceso se sienten emocionalmente perjudicadas y socialmente afectadas, debido a que se les dificulta su actividad diaria.

Laura Mijelshon, directora del Centro Piel y Estética, indica que "aquellos que sufren de manera silenciosa día a día, llegan a evitar el contacto social y hasta dar la mano para no mojar al otro, debido a que no pueden controlar el sudor en varias partes de su cuerpo. La hiperhidrosis palmar y plantar suele afectar más a los niños desde edades tempranas, lo que se les convierte en un verdadero problema".

El tipo más frecuente de hiperhidrosis es la axilar, que alcanza el 60% de los casos que se registran en los consultorios. Dicha patología se desarrolla por la hiperactividad de las glándulas sudoríparas axilares y provoca que la persona se sienta antihigiénica, llegando en muchos casos a cambiarse la ropa varias veces durante el día.

La sudoración excesiva se clasifica en 5 grados:

Grado 1:La sudoración no se nota y no afecta a la vida normal
Grado 2: La sudoración es tolerable, pero a veces interfiere con la actividad
Grado 3: La sudoración es poco tolerable y a menudo interfiere con la actividad cotidiana
Grado 4: La sudoración es intolerable e interfiere en la vida cotidiana.

Tratamientos recomendados

- Tratamientos tópicos (cloruro de aluminio, glicopirrolato). Actúan por bloqueo de los conductos excretores de las glándulas o como astringentes.

- Iontoforesis. Es un tratamiento no quirúrgico que utiliza corriente directa o corriente pulsada para bloquear las glándulas que producen el sudor. Se aplica en diferentes sesiones y suele indicarse para la hiperhidrosis palmar y plantar. Además, existen aparatos que se pueden utilizar en el domicilio.

- Toxina botulínica. Bloquea las glándulas sudoríparas y disminuye la producción de sudor ahí donde se inyecta. Se indica para combatir la hiperhidrosis de las axilas y de las palmas de las manos. La duración media del efecto es de 9 a doce meses.

- Microondas, es un tratamiento que destruye las glándulas sudoríparas sin cirugía.

- Tratamientos sistémicos (anticolinérgicos, agonistas alfaadrenérgicos centrales).

- Tratamientos quirúrgicos.