Policiales Miércoles, 14 de febrero de 2018

Comenzó el juicio por la tragedia de TurBus que terminó con 19 muertos

Francisco Sanhueza es el conductor acusado de homicidio simple con dolo eventual y lesiones gravísimas, graves y leves.

Por Redacción LA / Informe: Rolando López

Hoy comenzó el juicio de la tragedia de TurBus, el colectivo de la empresa chilena que volcó en la ruta 7, en la zona de Horcones, y provocó la muerte de 19 personas. El mismo se lleva a cabo en la Cámara 8 del Crimen, en Tribunales. Hasta allí se presentaron protagonistas del accidente  y familiares de víctimas para pedir justicia.

Francisco Sanhueza, el conductor de nacionalidad chilena, está acusado de "homicidio simple con dolo eventual en 19 casos" y los delitos de lesiones gravísimas, graves y leves del hecho que ocurrió el 18 de febrero del año pasado.

Desde la tragedia, el chofer se encuentra detenido en calidad de preso común en la cárcel de Boulogne Sur Mer. En este tiempo, Sanhueza tuvo varios abogados, pero llegó al debate oral asistido por la defensora oficial Cecilia Pedrazoli. En la cárcel, Sanhueza es un preso ejemplar y está pronto a cumplir un año como detenido.

El colectivo de TurBus -una empresa chilena que cuenta con varias tragedias en su historia- había salido de Mendoza la noche del viernes 17 de febrero. De acuerdo con los testimonios, el chofer chileno tenía especial interés en llegar temprano a la Aduana argentina. "Todos los testimonios son coincidentes a la hora de hablar de la velocidad", explica una fuente policial.

El sitio donde ocurrió el accidente se conoce como la “curva del Yeso” y para los conocedores, es un sitio donde la ruta zigzagueante obliga a cualquier conductor a ser prudente.

El debate 

La llamada "tragedia de TurBus" fue investigada por el fiscal local Gustavo Pirrello. Con una buena cantidad de testimonios de testigos (casi todos los sobrevivientes), un puñado fuerte de resultados de pericias y hasta los dichos del propio conductor, el  magistrado tuvo para sí el año pasado que el hecho estaba en condiciones de ser elevado a juicio oral, que ocurre desde hoy en la Cámara del Crimen 8 de Mendoza.

El conductor, desde el primer momento, se ha aferrado a una versión que no fue creída por las autoridades: "Yo fui encandilado por un vehículo que venía de frente", se ha plantado el hombre.

De acuerdo con los delitos que se le achacan, Sanhueza se enfrenta a una escala de 8 a 25 años de prisión (delito de homicidio simple con dolo eventual), mientras que si su abogada logra bajar su caso a "homicidio culposo" (esa sería la estrategia), las penas oscilan hasta los 6 años de encierro. En este caso, si se le aplica una pena de menos de 4 años, el chofer chileno obtendría su libertad ya que se le computa el año que lleva en prisión.

La cámara estará compuesta por los jueces Juan Miguel, Ramiro Salinas y Luis Correa Llano; en calidad de fiscales están Paula Quiroga y el mismo instructor del caso, Gustavo Pirrello.

El tiempo del debate va a depender de la cantidad de testigos que se requieran. Ya todos han declarado en sede judicial y el tribunal tiene la facultad de no hacerlos volver a relatar lo mismo. Igualmente, muchos de los sobrevivientes eran extranjeros (colombianos, por ejemplo) y no se les va a solicitar viajar; aunque ellos pueden hacerlo para declarar si lo piden.

Muchas familias de las víctimas fatales, incluso los sobrevivientes, se han constituido en querellantes, dado que después del caso en lo penal se espera el juicio civil contra la empresa TurBus.