Vendimia Martes, 13 de febrero de 2018 | Edición impresa

Caterina de San Martín, futura nutricionista enfocada en la infancia

Tiene 20 años y representó a Capital. Durante su mandato le gustaría colaborar en comedores infantiles o escuelas con necesidades.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Su voz denota alegría, una larga noche de festejo y pocas horas de sueño, pero sobre todo emoción y entusiasmo por todo lo que le tocará vivir. Ella es Caterina Zícaro (20) la nueva reina del departamento de San Martín, quien fue coronada el pasado domingo en la madrugada durante el espectáculo 'Vendimia de un nuevo amanecer'. Es nieta de inmigrantes italianos que llegaron en el año 1958 y trajeron consigo la tradición de elaborar el vino.

Además “Caty”, como todos la conocen, tiene otra relación con la fiesta de la vitivinicultura, ya que tiene tres reinas en su círculo cercano que la fueron arrimando a la experiencia real. La primera fue su prima Julieta Alonso, quien representó a Junín en 2009. "Cuando salió mi prima me dieron las ganas, pero yo era muy chica y quería estar más preparada", aseguró.

En ese entonces una "llamita" se encendió dentro de ella y fue avivada por sus amigas Agustina Morales y María Victoria Fontana, reinas de San Martín de 2015 y 2017 respectivamente. "Ellas junto a mi familia me fueron motivando y decidí presentarme", contó. De hecho las tres la asesoraron, guiaron y  ayudaron muchísimo en el camino que fue transitando. "Cuando me pasa algo o tengo alguna duda les pido consejos y ellas siempre están", confió.

Como representante de Ciudad de San Martín, le parecía impensado portar la corona. "No me lo esperaba la verdad, de hecho ni fui contando los votos y pensé que iba a salir otra chica hasta que dijeron mi nombre", recordó.

Inmediatamente fue felicitada por todas sus amigas y su familia conformada por su mamá, una hermana y su papá Nicolás. "Es una satisfacción muy grande que tenga la posibilidad de representar a la provincia, siendo que viene de familia vitivinícola de las dos partes", expuso el hombre.

Él describe a su hija como una chica muy dulce, simpática y sociable. "Es muy buena compañera y está en una etapa de crecimiento como persona, esta experiencia es una cuota más para su formación", remarcó. 

Durante su primera mañana de reina, Caterina fue visitada por sus cuatro abuelos, quienes derramaron varias lágrimas de alegría. Su teléfono no paraba de sonar y tenía tantos mensajes para contestar que decidió dejarlo por un momento de lado para poder compartir con ellos.

Amante del agua

La joven está en primer año de Nutrición en la Universidad de Mendoza, adonde viaja diariamente cuando tiene que cursar. "Cuando me reciba me gustaría trabajar en consultorio, pero también colaborar para evitar la desnutrición en los niños", aseguró. De hecho, a partir de ese interés se desarrolla uno de sus proyectos como soberana. "Me gustaría averiguar qué comedor o escuela necesita colaboración y hacer colectas para los más chicos", detalló.

Además de esta futura profesión, ella se desempeña como guardavidas. "Hice el curso de un año y he trabajado en una pileta en Rodeo de la Cruz", detalló. A ella le gusta tanto ese rol que no tendría problema en vivir de ello, pero se trata de una actividad que desarrolla casi exclusivamente durante el verano. Es que la flamante soberana es amante del agua y elige como deporte favorito natación.

"Practico desde hace tres años pero también salgo a correr. Me gusta mucho estar siempre en movimiento, aunque ahora he tenido que dejar un poco por Vendimia", comentó entre risas.

A horas de su coronación todavía no se le ha cruzado por la cabeza la posibilidad seria de convertirse en Reina Nacional de la Vendimia. “Todavía no me lo imagino, pero sé que se me vienen días intensos con una agenda apretada porque alrededor del 20 ya tenemos que ingresar al hotel”, comentó sin perder la calma.

Por el momento se dedicará a disfrutar con sus seres queridos y a empezar a buscar la indumentaria para todos los eventos que la esperan.

Una celebración austera

San Martín vivió por tercer año consecutivo una fiesta vendimial austera. En esta ocasión el espectáculo se llamó ‘Vendimia de un nuevo amanecer’ y estuvo dirigido por Alberto Giménez.

El show -que se realizó en la calle, frente a la Municipalidad- mostró distintos momentos de la historia local y, a su vez, el esfuerzo que implica el trabajo de la tierra. Las contingencias climáticas también estuvieron presentes en el guión y hasta hubo un cuadro dedicado al sismo de 1861 y a los de 1920, 1944 y 1985.

Al finalizar la puesta en escena, se realizó la elección de la reina de la Vendimia de San Martín 2018, resultando coronada la candidata de Ciudad, Caterina Zícaro, tras obtener 29 votos. El virreinato quedó para la representante de Palmira, Camila Moya, al lograr 25 sufragios.