Policiales Martes, 10 de octubre de 2017

Caso Fortunato: la Justicia negó la prisión domiciliaria a Silva y seguirá en la cárcel

Además se mantuvo la carátula de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía.

Por Redacción LA

La Justicia negó hoy la prisión domiciliaria a Julieta Silva (29), acusada de atropellar y matar a Genaro Fortunato (25), a la salida de un bar de San Rafael en la madrugada del 9 de septiembre.

En una audiencia realizada en la Sala de Debates Correccional del Palacio de Justicia del departamento sureño, se decidió mantener a la mujer en la prisión de San Rafael, mientras siga la investigación del caso.

La defensa, por su parte, apeló la medida, por lo que el Juez de Garantías deberá resolver en los próximos días. 

 

 

Con respecto a los dos hijos de Silva, se evaluará un régimen de visita de la imputada, con la intervención de la Justicia de Familia.

 

 

 

Silva fue imputada por la fiscal Andrea Rossi por homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía, quien ya le había negado semanas atrás a la acusada la prisión domiciliaria.  

Fue el 12 de septiembre cuando la defensora oficial Florencia Garciarena había solicitado la prisión domiciliaria de la acusada, "porque es madre de dos niños pequeños a quienes debe atender", además de asegurar que no existía "riesgo de fuga". Sin embargo, no se otorgó la prisión domiciliaria. Lo mismo sucedió hoy.

 

 

Por otro lado, la pericia psiquiátrica que realizaron los especialialistas complicó a Silva, ya que indicaron que "puede ser peligrosa para terceros y que (los médicos) no están en condiciones de garantizar que Silva pueda someterse a las condiciones de una prisión domiciliaria".

Por su parte, la mujer afirmó que ella en ningún momento vio a Fortunato cuando iba al mando de su Fiat Idea y sostuvo que fue un accidente. 

El hecho

Genaro Fortunato fue embestido el 9 de septiembre alrededor de las 5.30 cuando salió del boliche “La Mona”, ubicado la avenida Hipólito Irigoyen y El Chañaral, en el distrito de Las Paredes.

 

 

 

El cuerpo del rugbier quedó tendido sobre la calzada luego de ser atropellado por un auto Fiat Idea conducido por Julieta Silva (29). Ambos, según testigos, habían protagonizado una fuerte discusión minutos antes del desenlace fatal.

La fiscal Rossi aseguró que la imputada "salió con su auto -por calle El Chañaral- hacia el norte y en ese momento aparentemente él intentó retenerla y se cayó" en la calzada.

 

 

"Ella siguió 150 metros, giró en U y volviío al carril correspondiente en dirección a la ruta (143, hacia el sur). En ese interín que ella vuelve, el chico estaba en el piso reponiéndose y ahí es cuando ella lo atropella", añadió la Fiscal.

Sobre esta acción, Silva declaró ayer que "fue un accidente" y que  no vio a Fortunato que estaba en medio de la ruta. De hecho, aseguró que pretendía buscar a Fortunato "porque tenía su celular".