Vendimia Domingo, 14 de enero de 2018

Antonella Curati es la nueva Reina de Junín

Representó a Philipps y consiguió 48 votos. La Virreina es Alexandra Micaela Velázquez, de Mundo Nuevo.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

En los primeros minutos de la madrugada Junín coronó a Antonella Rita Curati (23) como su nueva Reina de la Vendimia.

La representante de Philipps se alzó con la corona, al término del espectáculo "Mi Pueblo es Vendimia" que reunió a más de 30.000 personas. "Estoy muy feliz. Es difícil explicar lo que siento en estos momentos; quiero agradecer a todos los que me apoyaron, a mi pueblo, a mi familia y prometerle a Junín, que voy a representarlos de la mejor manera", dijo Antonella en su primer mensaje.

Con 48 votos, Antonella Curati se alzó con la corona y reemplazó en el trono departamental a  Fresia Gómez, la joven de ojos claros que llevó el cetro durante el último año y que alguna vez se definió como "una auténtica vendimiadora", por haber trabajado en una finca junto a su padre.

El virreinado en Junín fue para Alexandra Velázquez (23), la representante de Mundo Nuevo, que  inicialmente había empatado en el segundo lugar con María Carla Ferlaza (21), la chica de Ciudad y fueron el resto de las candidatas, quienes terminaron quebrando esa paridad con su voto; de esa manera, María Ferlaza, en tercer lugar fue coronada como Reina del Encuentro de las Naciones, evento musical y gastronómico que acompaña a la Vendimia y que ya va por su 15ª edición.

La fiesta se realizó en el parque municipal Dueño del Sol y originalmente debió realizarse en la noche del viernes, pero todo se postergó 24 horas por el pronóstico de una fuerte tormenta que amenazaba con arruinar la noche. Así y por primera vez, la Vendimia y el Encuentro de las Naciones ocuparon la misma noche, asunto que convocó a una verdadera multitud calculada en más de 30.000 personas.

"Vengo todos los años, la Vendimia de Junín es una fiesta que sorprende, por los artistas y por la música en vivo. Es todo muy profesional", opinó Cintia Lucero, vecina de La Colonia; a pocos metros estaba Mario, de Philipps y contó: "Es la primera vez. Está todo muy lindo pero más que nada vine porque mis hijas querían ver a las reinas; yo prefiero sentarme a comer algo".

Una vez más, el espectáculo fue dirigido por Pedro Marabini, que desde hace una década es responsable de las vendimias de Junín y presentó un show que fue una delicia visual y sonora, encabezada por la actuación de casi 700 artistas y apuntalada por la música en vivo de 30 músicos y una docena de cantores. Allí y en el despliegue de una escenografía salpicada por acróbatas suspendidos a gran altura se sustentó el éxito de "Mi pueblo en Vendimia", una historia que buscó reflexionar sobre el tiempo y sus consecuencias.

Con un total de 23 actos, el espectáculo mostró gran ritmo y una variedad de estilos musicales sorprendente para un show en vivo, que fue de la samba a la milonga, del vals a la chacarera, pasando por la cumbia o el gato, muchas de ellas composiciones originales, como la cueca que menciona en su letra a todos los distritos de Junín.

Ya en la madrugada y con un cielo cubierto que no mostró el sol durante todo el día ni estrellas por la noche, llegó el momento de la elección y coronación de la Reina, donde aquellos de entre el público cuyo documento finalizaba en 03, 32, 87 y 40 tuvieron la posibilidad de votar por su preferida; además también participaron con su voto las reinas de mandato cumplido y representantes de los medios de comunicación presentes en el predio.

De entrada el recuento mostró una favorita y más allá del suspenso que le imprimieron los locutores al asunto, hubo una clara preferencia de la gente por la bella rubia de ojos celestes, que llegó desde Philipps y acompañada por una de las barras más grandes. 

Tras la coronación de la Reina y su virreina subieron a escena Los Enanitos Verdes, que fue el número central del Encuentro de las Naciones y la gente se quedó en el predio comiendo en alguno de los muchos patios de comida regionales y escuchando a una de las bandas mendocinas más emblemáticas.

Apostillas

* Junín utilizó las redes sociales de Twitter, Facebook e Instagram para proponerle al público que subiera comentarios y fotos de la fiesta. La idea fue buena pero de escaso resultado ya que, por la cantidad de gente, en el predio no había manera de enganchar internet e incluso, costaba realizar llamadas.

* Philipps coronó reina de Junín por segundo año consecutivo, ya que la soberana saliente, Fresia Gómez, representó al mismo distrito.

* Vasos ecológicos entregó la comuna, realizados dentro del programa de reciclado de botellas plásticas que Junín lleva adelante desde hace muchos años y que le ha dado buenos resultados.

* El inicio de la fiesta estuvo marcado por el encendido de una pira, ubicada al costado del escenario, como símbolo del trabajo de todo el pueblo.

*La atención a la prensa quedó en falta. Los medios gráficos e incluso algunos de televisión no estuvieron cómodos para trabajar. Faltaron mesas y muchos periodistas terminaron escribiendo sobre sus faldas y casi a oscuras.

* El escenario fue realmente enorme, con casi cien metros de boca, distintos niveles y seis pantallas. Un lujo que permitió que la fiesta se desarrollara en su mejor versión.

* Faltaron algunos cuadros tradicionales de Vendimia como el del granizo, una apuesta para festejar y que apeló a otras ideas y tareas tradicionales, como la pisada de la uva o la construcción de barricas.