Economía Miércoles, 6 de diciembre de 2017

Gobernadores en alerta: Dujovne va por la eliminación total de Ingresos Brutos

El ministro de Hacienda aclaró que su intención es que las provincias lo eliminen después de 2020.

Por Javier Álvarez, de la corresponsalía Buenos Aires

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aclaró hoy que su intención es que las provincias eliminen los impuestos a los Ingreso Brutos después de 2020, cuando el Gobierno avanzará con una segunda etapa de la reforma tributaria.

El compromiso por parte de los gobernadores en el marco del Pacto Fiscal de ponerle un tope decreciente a las alícuotas de Ingresos Brutos, en un sendero gradual hasta 2022, no fue suficiente para el funcionario nacional.

“Todavía nos quedará un residual de Ingresos Brutos que en mi opinión lo tenemos que convertir en otra cosa”, expresó Dujovne este miércoles al hablar ante empresarios y economistas en un encuentro privado en el barrio porteño de Puerto Madero.

Dujovne y su equipo tienen en la cabeza dos ideas que podrían generar una nueva fuerte disputa política con los gobernadores, dado que para algunas provincias este gravamen representa hasta el 80% de sus ingresos propios.

En primer lugar, Dujovne prevé que desaparezca Ingresos Brutos para llevarlo a cuenta de un impuesto nacional. Así, lo recaudaría la AFIP y luego el Gobierno lo coparticiparía, aunque aún no se sabe cuál será la proporcionalidad.

También Dujovne piensa en la posibilidad de convertir a Ingresos Brutos en un impuesto a las ventas, pero para eso hay que construir capacidad tributaria en las provincias porque ahí el gravamen ya estará determinado por la naturaleza del comprador (si es final o intermedio).

Por ejemplo, no debería pagar la misma alícuota quien compra un bien para consumo final que quien lo hace porque ese producto es un insumo para la elaboración y el agregado de valor en una instancia superior, un nuevo producto.

Con la Reforma Tributaria actual, lo que el Gobierno está haciendo es un hibrido porque busca eliminar Ingresos Brutos sobre las actividades que hacen más cascada en la economía y mantenerlo en forma decreciente y para sectores más “aislados”.

No obstante, se continúa sin discriminar si hay el comprador es final o no, por lo que  puede haber una actividad que adquiera un producto para elaborar otro y sin embargo pague la misma alícuota que quien le da un destino de consumo final y ahí se genera una distorsión.

Dujovne interpretó que como las alícuotas irán bajando en los próximos años, la carga de Ingresos Brutos va a ser mucho más chica y también menos significativa para las arcas provinciales por lo que la discusión final será “más sencilla” con los gobernadores.

Claramente este nuevo avance para "simplificar" la matriz impositiva y darle mayor competitividad a la economía argentina dependerá de una ardua negociación de la Nación con los gobernadores y deberá contemplar mecanismos de compensación para no comprometer las arcas de ninguna jurisdicción.