Mundo Jueves, 11 de enero de 2018

Al menos 4 muertos y 20 desaparecidos por el naufragio de una lancha que huía de Venezuela

La oposición venezolana responsabilizó al gobierno de Nicolás Maduro porque las víctimas "buscaban un futuro mejor lejos de la dictadura".

Por Télam

Al menos cuatro personas murieron y cerca de 20 permanecían desaparecidas hoy como consecuencia del naufragio de una lancha en la que decenas de venezolanos abandonaban ilegalmente su país con destino a la vecina isla holandesa Curazao, con la que el gobierno de Venezuela cerró la frontera la semana pasada.

Autoridades de Curazao identificaron a los cuatro fallecidos -dos mujeres y dos varones-, mientras en Venezuela la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) responsabilizó por el accidente al presidente Nicolás Maduro, quien hasta esta tarde no se había pronunciado sobre el caso.

La lancha, con alrededor de 30 personas dispuestas a abandonar Venezuela, partió en la madrugada de ayer desde La Vela de Coro, en el estado Falcón, 320 kilómetros al noroeste de Caracas, y naufragó frente a Koraal Tabak, Curazao, a unos 50 kilómetros de la costa norte venezolana.

Allí, la Guardia Costera de la isla halló cuatro cadáveres, identificados hoy como los de los venezolanos Danny Sánchez (33), su hermana Joselyn Piña (24), Oliver Cuahuromatt (33) y Janaury Jiménez (18), todos oriundos de La Vela, informó el diario digital Notifalcón.

Familiares de otros pasajeros de la lancha pidieron a las autoridades venezolanas ayuda para buscar a los desaparecidos, y admitieron que al menos cinco de éstos avisaron que están vivos pero se ocultaban en Curazao por temor a ser deportados, dada la condición ilegal de su ingreso en la isla, consignó el diario digital La Patilla.

El subdirector de Protección Civil del estado Falcón, Joe Cabo, aseguró se realizaban "investigaciones con los familiares o allegados" de los pasajeros, para establecer "la condición" de cada uno de éstos.

En tanto, el diputado opositor Luis Stefanelli afirmó en conferencia de prensa que la lancha transportaba "unas 30 personas, todas ellas de menos de 35 años", y "algunos menores de edad", que "pagaron cada uno alrededor de 100 dólares" y viajaban "en condición de inmigrantes ilegales".

"Es tráfico de seres humanos", subrayó Stefanelli y agregó: "Este peñero zozobró y muchos se ahogaron. Es imposible determinar cuántos, porque los que llegaron a la costa se escondieron, temerosos de su situación de inmigrantes ilegales."

Por su parte, la MUD señaló en una declaración la "responsabilidad ineludible de Nicolás Maduro y su régimen en estos lamentables fallecimientos", que fueron consecuencia de "la búsqueda desesperada de un futuro mejor lejos de la dictadura y en libertad".

Para la alianza opositora, las del naufragio son las "nuevas víctimas de la dictadura de Nicolás Maduro", quien "se niega a abrir un canal humanitario, a convocar elecciones justas, a cumplir la Constitución y a garantizar que todos los derechos sean para todos los venezolanos y no para una elite corrupta".

El viernes pasado, Maduro ordenó el cierre de las comunicaciones de Venezuela con las islas caribeñas vecinas Aruba, Curazao y Bonaire, con el objeto de combatir el contrabando.

La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, estimó hace poco que en esa isla, donde viven poco más de 100.000 personas, hay unos 12.000 venezolanos en situación irregular. Paralelamente, en Curazao hay 20.000 y en Bonaire otros 5.000 venezolanos en condiciones residenciales ilegales, según estimaciones extraoficiales.